Aloe Vera: Cinco maneras poderosas en las que el aloe vera te ayuda a conservar tu corazón

Aloe vera

El aloe vera o sábila es una planta perenne, carnosa y milagrosa de la que no dejan descubrirse cada día nuevas y maravillosas virtudes.

Llama la atención cómo, en ocasiones, la naturaleza nos provee de recursos excepcionales capaces de favorecer nuestro bienestar.

Ahora bien, cabe destacar que el aloe vera por sí mismo “no cura” enfermedades, lo que hace es “tratarlas” y mediar, gracias a diversos procesos, un adecuado bienestar.

Así pues, nos ayuda, por ejemplo, a optimizar las digestiones, a lograr una mejor salud de la piel o incluso una salud cardiovascular más fuerte.

Estamos seguros de que ya conoces las virtudes de esta planta para tratar inflamaciones o quemaduras de la piel.

Ahora bien, en esta ocasión en nuestro espacio queremos hablarte de algo interesante: el aloe vera puede cuidar de nuestro corazón.

Te explicamos cómo.

1. El aloe vera regula de forma adecuada el colesterol bueno o HDL

El colesterol bueno o HDL, también conocido como lipoproteína de alta densidad, es uno de los dos tipos de colesterol en la sangre.

  • Es común ponerle la etiqueta “bueno” porque por sí mismo nos ayuda a recoger el exceso de colesterol malo (LDL) en la sangre y llevarlo hasta el hígado para que pueda ser eliminado del cuerpo.
  • Ahora bien ¿quiere decir esto que cuanto más elevado tengamos este tipo de lipoproteína será mejor para nuestra salud?

Hemos de tener cuidado con esto, porque hay personas que, por problemas genéticos, pueden experimentar serios problemas.

  • Lo ideal es mantener un adecuado equilibrio y para ello, el aloe vera nos puede ayudar.

Su acción en nuestro organismo es muy eficaz puesto que el aloe no se limita solo a aumentar el colesterol bueno, sino que media en un adecuado equilibrio entre ambos tipos de liproteínas.

2. Reduce el nivel de triglicéridos

Resulta curioso como en nuestro día a día oímos con mayor frecuencia la necesidad de reducir nuestros niveles de colesterol.

Sin embargo, un enemigo más implacable son, sin duda, los triglicéridos.

Un nivel elevado de triglicéridos en la sangre significa que no estamos quemando todo el exceso de energía y que, por tanto, la almacenamos en forma de grasa.

La hipertrigliceridemia es un enemigo silencioso e implacable para nuestra salud cardíaca.

Así, en el momento en que nos salgamos de los rangos normales (por debajo de los 150 mg/dl), corremos un riesgo mayor riesgo de desarrollar no solo enfermedades de corazón, sino también condiciones como la pancreatitis.

3. Reduce el azúcar en sangre

  • El aloe vera contiene glucomanano, un tipo de fibra dietética soluble capaz de reducir los niveles de glucosa en sangre.
  • Por otro lado, las antraquinonas son un tipo de fenoles que, junto con las lectinas, logran equilibrar el azúcar de nuestro organismo.

Para ver resultados positivos es necesario que durante dos meses tomemos una cucharada de aloe vera disuelta en un vaso de agua tibia.

Además, nos beneficiaremos de sus efectos antiinflamatorios, depurativos, cicatrizantes

El aloe vera es una de las plantas más saludables para las personas que sufren diabetes.

4. Reduce la presión arterial

Si el jugo de aloe vera nos ayuda a disminuir la presión arterial es por una razón muy concreta. Es por su alta cantidad de vitamina C.

No podemos olvidar que la vitamina C es maravillosa para cuidar de nuestras arterias. Por ejemplo, para favorecer la correcta circulación sanguínea y elevar su oxigenación.

Además, dilata los capilares, mejora la elasticidad y media en el tratamiento de la arteriosclerosis.

5. Un corazón más fuerte gracias al aloe vera

La arginina es uno de los muchos aminoácido presentes en el aloe vera. Sin embargo, es uno de los más importantes para favorecer nuestra salud cardíaca.

 La arginina es un aminoácido semiesencial que nuestro cuerpo produce en bajas cantidades. Necesitamos obtenerla a través de la alimentación o de adecuados suplementos.

La podemos conseguir a través de los cacahuetes, las nueces y por supuesto, con el aloe vera. Gracias al consumo regular (pero moderado) de la arginina presente en esta planta medicinal, lograremos lo siguiente:

  • Tendremos un corazón más resistente que bombeará la sangre con más fuerza.
  • Gracias a este flujo de sangre más intenso podremos eliminar los desechos metabólicos.
  • La arginina media en la producción de óxido de nitrógeno. Es necesario para mantener los vasos sanguíneos dilatados para que la sangre pueda fluir de forma óptima. 

    Para concluir, tal y como hemos señalado al inicio, el aloe vera no curará ninguna enfermedad cardíaca.

    Lo que sí hará será regular y cuidar aspectos tan básicos como el colesterol o la hipertensión. Siento estos factores todos ellos de gran importancia para nuestra salud.