Consumo de pescado azul o sardina para una buena salud

El pescado azul se conoce como uno de las comidas más ricas en omega 3, un ácido graso insaturado. Este se encarga de proteger el sistema cardiovascular y ayuda a bajar los niveles de colesterol alto, además de prevenir diferentes problemas cardíacos, entre otras cosas.

La sardina es una variante del pescado azul el cual es igual de saludable. Proporciona nutrientes que pueden variar según la cantidad del pescado.

Beneficios que la Sardina puede brindar

Disminuye los niveles de colesterol y triglicéridos

Debido a que tiene Omega 3 consigue gestionar los niveles y ayudar a tener una vida más saludable.

Posee vitamina B

 Las vitaminas que están dentro de la sardina representando el grupo B permiten el aprovechamiento de sus nutrientes enérgicos como hidratos de carbono, grasas y proteínas. Aparte, intervienen en numerosos procesos como la formación de glóbulos rojos, la producción de hormonas sexuales, la síntesis de material genético, etc.

Cuida nuestra piel

Gracias a que también posee vitamina A el cual brinda el mantenimiento, crecimiento y la reparación de las mucosas, piel y otros tejidos importantes del cuerpo.

Fortalece los huesos

La vitamina D también está presente en la sardina y beneficia a la absorción de calcio y fijación al hueso. También regula el nivel de calcio en la sangre.

Beneficia el metabolismo

Por su alto contenido en yodo, la sardina es indispensable para un buen funcionamiento de la glándula tiroides. Esta se encarga de regular las funciones metabólicas, así como el crecimiento del feto (solo en caso de embarazos) y el desarrollo de su cerebro.

Es cierto que la sardina tiene muchos beneficios pero también tiene su lado negativo. Hay casos en el cual su consumo es un error para la salud si se padece de hiperuricemia o gota debido al contenido en purinas, el cual se transforma en ácido úrico en nuestro organismo, además puede ser un peligro si somos alérgicos al marisco.

Compartir