Herpes labial, esas pequeñas ampollitas que aparecen en los labios

Herpes labial

El herpes labial o “calentura” son molestias que se producen cuando se reactiva un virus que se encuentra en muchas personas.

Esta infección se debe al herpes simplex y consiste en ampollitas que aparecen en los labios. Con el tiempo estas se rompen y forman una costra que puede tardar una semana en curar.

La mayoría de las personas están infectadas por el virus. Incluso niños antes de los 6 años han estado en contacto con él. Esta infección no produce ningún síntoma por lo que suele pasar desapercibida. A pesar que nuestro organismo crea anticuerpos, el virus queda en nuestro cuerpo posiblemente de por vida.

En algunas circunstancias cuando pasamos por otras infecciones, fiebre, exposición del sol, etc el virus se activa y produce la “calentura”. En algunas personas puede “reactivarse” varias veces por lo que tienen herpes recurrentes.

Cuando nos contagiamos por primera vez sí hay síntomas. Es muy frecuente en niños de 6 meses a 5 años. Puede darse a cualquier edad y sus síntomas serían: fiebre alta, babeo, inflamación de las encías que puede sangrar (gingivitis), mal aliento, ganglios en el cuello y las ampollas o úlceras como las del herpes labial. Es la gingivoestomatitis hepática que tiene una duración de 5 a 14 días.

Herpes labial ¿Cómo se contagia?

Casi todas las personas han sido infectadas por el virus y haya o no tenido síntomas pueden eliminar virus en la saliva. Al tener contacto con ella a través de los besos, al beber de un vaso, etc favorecerá la infección. No es motivo de alarma porque no debemos olvidar que la mayoría de nosotros ya estamos infectados.

¿De qué manera podemos prevenirlo y tratarlo?

La mejor manera de prevenirlo es evitando el contacto con la saliva. Cuando un niño la sufre debe ausentarse de la guardería o colegio hasta que la ampolla está en concha. Debe tratar de no compartir utensilios. Tanto ellos como sus familiares deben lavarse las manos con frecuencia para evitar extender la infección a otras zonas de la piel.

Si te gustó este artículo no olvides compartirlo en tus redes favoritas!

 

Compartir