Piernas: Descubre cómo aliviar las piernas inflamadas con estos 6 remedios naturales

Piernas inflamadas
Cómo aliviar las piernas inflamadas

La inflamación de las piernas es un incómodo síntoma que puede producirse por una dificultad circulatoria, problemas en el sistema linfático o retención de líquidos.

Es una dolencia muy común en la población y, de hecho, se estima que todos lo llegan a padecer, por lo menos, una vez en su vida.

Se caracteriza por una notoria hinchazón, casi siempre acompañada con una molesta sensación de pesadez, hormigueo y dificultades para caminar.

Incluso, algunas veces, se desarrollan pequeños abultamientos o venas notorias que suelen alertar de deficiencias circulatorias y trastornos articulares.

Por suerte, hay varios remedios de origen natural que, por sus propiedades, controlan el nivel de inflamación para evitar dolores fuertes o complicaciones.

En el siguiente espacio queremos compartir 6 buenas alternativas para que no dudes en prepararlas cuando te aqueje esta condición.

Cómo aliviar las piernas inflamadas

1. Infusión de semillas de apio

Las semillas de apio tienen propiedades diuréticas y antiinflamatorias que resultan útiles en el tratamiento de las piernas inflamadas.

Sus compuestos activos promueven la eliminación de los líquidos retenidos en los tejidos y contribuyen a restablecer la circulación.

Ingredientes

  • 1 taza de agua (250 ml)
  • 1 cucharada de semillas secas de apio (10 g)

Preparación

  • Pon a hervir una taza de agua y, cuando llegue a ebullición, agrégale una cucharada de semillas secas de apio.
  • Cúbrelo con una tapa y déjalo reposar durante 10 o 15 minutos.
  • Consúmelo hasta 3 veces al día, hasta controlar la hinchazón.

2. Infusión de ginkgo biloba

El poder desintoxicante y diurético de la infusión de ginkgo biloba se puede aprovechar como complemento de los remedios contra las piernas hinchadas.

Estas propiedades ayudan a equilibrar los procesos inflamatorios del cuerpo y, dado que mejoran la función linfática, facilitan la eliminación de los desechos que empeoran el dolor.

Ingredientes

  • 1 cucharada de ginkgo biloba (10 g)
  • 1 taza de agua (250 ml)

Preparación

  • Incorpora una cucharada de ginkgo biloba en una taza de agua hirviendo y déjala reposar 10 minutos.
  • Cuela la bebida y consúmela 2 o 3 veces al día.
  • Repite el tratamiento hasta restablecer la salud de tus piernas.

3. Compresas de árnica

El tratamiento con árnica es uno de los remedios tradicionales para los problemas inflamatorios que hacen sentir las piernas cansadas y doloridas.

Sus propiedades antiinflamatorias y analgésicas disminuyen el nivel de inflamación y promueven la circulación para evitar la formación de várices y arañas vasculares.

Ingredientes

  • 3 cucharadas de árnica (30 g)
  • 1 taza de agua (250 ml)

Preparación

  • Incorpora las cucharadas de árnica en una taza de agua y déjalo hervir durante 3 o 5 minutos a fuego bajo.
  • A continuación, espera que repose y, cuando alcance una temperatura soportable, aplícalo con un paño limpio sobre las áreas afectadas.
  • Repite el tratamiento 2 veces al día, hasta reducir la inflamación.

4. Jugo de piña y perejil

La piña contiene una enzima llamada bromelina que, tras ser asimilada en el organismo, contribuye a reducir la inflamación y la retención de líquidos de los tejidos.

Esta cualidad, en conjunto con el poder diurético del perejil, controla la hinchazón de las piernas y reduce la sensación de pesadez.

Ingredientes

  • 2 rodajas de piña
  • 3 ramas de perejil
  • ½ vaso de agua (100 ml)

Preparación

  • Trocea las rodajas de piña y mézclalas en la licuadora con el perejil y medio vaso de agua.
  • Asegúrate de obtener una bebida homogénea y consúmela en ayunas.
  • Repite el tratamiento todos los días hasta aliviar el problema.

5. Jugo de pomelo y apio

El pomelo es un cítrico bajo en calorías que se ha destacado durante muchos años por su poder desintoxicante y diurético.

Estas cualidades contribuyen a reducir la inflamación y, a su vez, son un buen complemento para mejorar la circulación.

Además, en este caso le añadimos un plus de nutrientes con el apio que, como ya hemos visto en el primer remedio, es un vegetal beneficioso en el tratamiento de las piernas cansadas.

Ingredientes

  • 5 pomelos
  • 2 ramas de apio

Preparación

  • Extrae el jugo de cinco pomelos y bátelo en la licuadora con dos ramas de apio.
  • Consúmelo de inmediato para que no se pierdan sus propiedades.
  • Tómalo cada mañana en ayunas.

6. Compresas de hamamelis

La aplicación directa de compresas con agua de hamamelis es un remedio refrescante y calmante para disminuir el dolor y el hormigueo ocasionado por la inflamación.

Las propiedades de esta planta ayudan a mejorar la circulación en la zona inferior del cuerpo y previenen la aparición de trastornos asociados al mal retorno venoso.

Ingredientes

  • 3 cucharadas de flores de hamamelis (30 g)
  • 1 taza de agua (250 ml)

Preparación

  • Incorpora las cucharadas de hamamelis en una taza de agua y déjala hervir durante 5 minutos.
  • Luego, espera que repose unos instantes y aplícala con un paño sobre las zonas inflamadas.
  • Deja que actúe 10 minutos y repite el tratamiento hasta 3 veces al día.

¿Tienes malestar en tus piernas? Ten en cuenta los remedios mencionados y descubre que son una buena solución contra este tipo de dolencias.