Riñones: Descubre cuáles son los hábitos que debes dejar para poder mantener tus riñones sanos

Riñones
Riñones

Estos órganos a veces olvidados y poco cuidados son muy importantes para nuestro organismo. Uno de ellos son los riñones. Se encargan de limpiar la sangre de toxinas y de regular el balance de sal y agua en el cuerpo.

Además producen glóbulos rojos, equilibran la presión arterial y evitan las infecciones.

En este artículo te contaremos cuáles son los hábitos que empeoran nuestros riñones y les impiden hacer sus tareas como corresponde.

¿Qué hábitos empeoran nuestros riñones?

Los riñones cumplen muchas funciones importantes y si se enferman repercute en nuestra salud general.

Muchas veces no nos damos cuenta de que ciertos hábitos los pueden perjudicar. Por eso te indicamos qué acciones cotidianas son negativas para estos órganos:

1. Fumar

El cigarrillo contiene una gran cantidad de sustancias nocivas para el organismo. Si bien podemos pensar que “solo” van a los pulmones, estamos equivocados.

Las toxinas viajan por todo el cuerpo a través de la sangre. Cuando llegan a los riñones, estos tienen que trabajar horas extras para eliminar lo que nos hace mal.

Por supuesto que no lo logran por completo: quedan partículas depositadas en ellos, las cuales van debilitándolos.

2. Beber alcohol

Sucede algo similar a lo que ocurre con el cigarrillo, pero en este caso el alcohol afecta el hígado y los riñones casi en iguales proporciones.

La función renal empeora cuando el cuerpo recibe mucha cantidad de sustancias tóxicas o nocivas continuamente.

3. Dormir poco

Durante la noche los músculos, las células y los órganos se revitalizan y recuperan de todo el trabajo realizado durante el día.

  • Si no duermes lo suficiente (entre 7 y 8 horas continuas) el proceso de recuperación no se completa.
  • Piensa en cómo te sientes tras no dormir a la madrugada cuando llegas al trabajo… Lo mismo sucede con tus riñones.

4. Retrasar el vaciado de la vejiga

Aguantar demasiado las ganas de ir al baño es muy malo para la salud tanto a nivel renal como para la vejiga y las vías urinarias.

Puede derivar en incontinencia o insuficiencia en los riñones. No esperes hasta no soportar más y orina todas las veces que sea necesario.

5. Consumir mucho café

Es la bebida más ingerida en la actualidad y, si bien puede ser beneficiosa cuando el consumo es moderado, el problema reside en el exceso de cafeína en el organismo.

Recuerda que el café deshidrata y hace que los riñones trabajen en exceso. Esa carga adicional puede ser más que perjudicial.

Ten en cuenta también que los refrescos (sobre todo los del tipo cola) contienen una gran cantidad de cafeína y tienen los mismos efectos que el café.

6. Ser sedentario

Tener una vida demasiado pasiva altera el funcionamiento de todos los órganos.

Pasarse horas sentado frente al ordenador en la oficina o al televisor en casa impide que la sangre circule como corresponde y acumula líquidos en las extremidades inferiores.

Justamente son dos de las áreas a las que se dedican los riñones y de las que no se pueden encargar por nuestro sedentarismo.

7. Comer mucha sal

El sodio en exceso no es bueno para los riñones. Estos órganos regulan el metabolismo de la sal en agua ,y si hay demasiado del primer “ingrediente”, no pueden realizar sus funciones como es debido.

  • Para un adulto el consumo diario de sal no debe exceder los 5 gramos (media cucharada).

Es fundamental prestar atención a esto, ya que la mayoría de las comidas procesadas actuales tienen mucho sodio.

Por otra parte, recomendamos no consumir alimentos repletos en potasio, porque esta sustancia no puede ser eliminada por completo en los riñones y se acumula en la sangre.

8. No ingerir vitamina B6

Este nutriente es fundamental para el funcionamiento de los riñones. Cada día deberíamos comer alimentos que aporten vitamina B6. Es el caso de:

  • Las patatas
  • El pescado
  • El pollo
  • Las frutas (a excepción de los cítricos)

9. Comer muchas proteínas

A diferencia de las grasas, las proteínas no se pueden acumular en el cuerpo. Por lo tanto, aquellas que se encuentran en exceso deben ser eliminadas a través de la orina o las heces.

  • Para lo primero los riñones son los responsables durante su labor de limpieza.
  • Cuando hay mucha proteína en el organismo somos más propensos a la formación de cálculos renales.

10. No beber agua

Los dos litros de agua por día no son un capricho, un invento o una campaña publicitaria.

Es la cantidad adecuada de líquidos que el cuerpo necesita reponer a diario según lo que pierde a través de la transpiración, la orina o los diferentes procesos metabólicos.

Además, cuando bebemos agua ayudamos a los riñones en sus tareas de limpieza mientras eliminamos toxinas e impurezas.

11. Llevar una dieta desequilibrada

En la actualidad podemos encontrar todo tipo de planes para bajar de peso o dietas milagrosas que prometen resultados en pocos días.

Sin embargo, pueden ser perjudiciales para la salud en general y para los riñones en particular.

Cuando estos órganos no reciben suficiente cantidad de grasas (que son necesarias, aunque se crea lo contrario) la sangre es filtrada con un balance alterado y el organismo no recibe los nutrientes necesarios.