Artrocentesis, un procedimiento para el diagnostico de la artritis

Artrocentesis
El propósito es recolectar líquido senovial para su estudio

Elimina la hinchazón y  proteger la articulación

La artrocentesis es un procedimiento que se utiliza principalmente para diagnosticar y complementar un diagnostico de artritis. El propósito es recolectar líquido senovial para su estudio y así determinar cuál es la patología de una articulación.

(Lee también: La artritis: Como identificarla y prevenirla)

Con este análisis del líquido senovial es posible establecer si la causa de la artritis es: una enfermedad reumatoide, gota o infección. Asimismo ayuda a eliminar la hinchazón y a proteger la articulación.

Por lo general antes de realizar la artrocentesis se hace un estudio del paciente a través de una resonancia magnética. De esta forma se determina si es adecuado o no realizar el procedimiento. Aunque es una técnica mínima invasiva es considerada una intervención quirúrgica.

Artrocentesis
Asimismo ayuda a eliminar la hinchazón y a proteger la articulación.

Artrocentesis. Su procedimiento

Primeramente hay una etapa de preparación donde se explica el procedimiento y se firma el consentimiento informado. Una hora antes de la intervención se aplica una crema anestésica en el punto de la punción. El procedimiento dura entre 5 a 10 minutos.

El paciente estará en una camilla con su bata, luego se le limpiara la zona de la punción con un jabón especial. Si está totalmente sedado se le monitorizara sus signos vitales.

Con la ayuda de una jeringa el médico succiona el líquido sinovial. A veces se ayuda con imágenes de rayos X o de ultrasonido para guiar el desplazamiento de la aguja. Luego esta jeringa se lleva con la aguja tapada al laboratorio.

El análisis del líquido sinovial extraído debe ser realizado durante las 4 horas siguientes al procedimiento. En ocasiones es necesario hacer otra punción para extraer el líquido restante para fines terapéuticos.

En el análisis del laboratorio se hace un recuento de glóbulos blancos, glucosa y de niveles de proteínas. En el análisis también se observa si hay presencia de gérmenes o de alguna célula anormal. Todo esto permitirá ajustar el diagnostico.

Por lo general la artrocentesis es un procedimiento seguro y sin mayores riesgos. En muy pocas veces surgen problemas como hemorragias e infecciones.

(Lee también: Artritis: estos son los remedios naturales para calmar el dolor)