Home BIENESTAR CUIDADO PERSONAL Los mejores beneficios de la terapia ocupacional para mayores

Los mejores beneficios de la terapia ocupacional para mayores

beneficios de la terapia ocupacional

Por mucho que deseemos retrasar el envejecimiento de un ser querido, llega a un punto de la vida dónde este es inminente y como personas a cargo, debemos comenzar a analizar las diferentes maneras en que debemos abordar el tema. Bien sea que elijamos una residencia para adultos, un centro de día o un cuidador en casa; de acuerdo con los profesionales de Mialsalud, la integración de la terapia ocupacional en sus cuidados, brinda la posibilidad de fomentar la independencia o autonomía de un adulto mayor.

¿Qué es la terapia ocupacional?

La Sociedad Española de Geriatría y Gerontología (SEGG), describe la terapia ocupacional como una profesión sociosanitaria cuyo principal es objetivo dotar a las personas de técnicas o métodos que les permitan participar de forma satisfactoria en actividades cotidianas de su vida diaria. Con esto no sólo se consigue aumentar su autonomía, sino también mejorar su calidad de vida a largo plazo. 

La aplicación de dichas técnicas en ancianos o adultos mayores, tiene como finalidad que aquellos que presenten limitaciones físicas, psíquicas o sensoriales puedan (en lo posible) desenvolverse por sí solos dentro de su entorno diario. Se busca promover la integración productiva en actividades básicas y en algunos casos, también paliar los efectos secundarios que generen la presencia de algunas enfermedades.

Dependiendo del enfoque, la terapia ocupacional puede emplearse como actividad de rehabilitación, preventiva o estimulante. Si todavía no te queda muy claro de que va, en este artículo te aclararemos los mayores beneficios de la terapia ocupacional para adultos mayores y por qué ésta herramienta es cada día más valorada dentro de residencias o centros de geriatría.

Beneficios de la terapia ocupacional en adultos mayores

Ciertos ejercicios físicos permite a los mayores mantenerse en forma sin hacer esfuerzos o poner en riesgo su salud. Imagen vía Freepik.es

Para nadie es un secreto que año tras año, la población española mayor a 65 años crece notablemente en comparación con los índices de natalidad registrados en el país. Esto quiere decir que cada día más personas son propensos a necesitar cuidado especiales o atención primaria que garanticen su calidad de vida.

En este sentido, los beneficios de la terapia ocupacional para mayores además de favorecer la autonomía de adultos, también ayuda a que las instituciones públicas disminuyan sus gastos anuales por concento de atención sanitaria.

Por otro lado, bien empleada, esta herramienta facilita también el proceso de adaptación tanto del paciente como del grupo familiar, a los cambios que conlleva el envejecimiento, así como la aparición de nuevas limitaciones o enfermedades.

En términos simples, podríamos resumir de los beneficios que aporta la terapia ocupacional en mayores de la siguiente manera:

  1. Valoración continua de las condiciones del paciente: lo que permite establecer actividades o estrategias personalizadas en función a las posibilidades de cada paciente, con el único objetivo de mantenerlas o mejorarlas. 
  2. Retrasa la necesidad de requerir la ayuda de terceros: mediante el aumento de la autonomía personal, el paciente desarrolla las habilidades necesarias para llevar a cabo actividades básicas como el cuidado y la higiene personal sin ayuda de terceras personas. Esto además contribuye con el aumento de su autoestima y sensación de individualidad.
  3. Previene la aparición de futuras lesiones: o mejor dicho, se retrasan los síntomas del envejecimiento por medio de la integración de ejercicios articulares y/o musculares que estimulan la condición física del adulto.
  4. Se promueve el aprendizaje de mecanismos de ayuda: que favorezcan la movilidad como es el caso de sillas de rueda o andadores, pero también la autonomía como la adaptación de prótesis o mecanismos de audición.
  5. Estimulación cognitiva y sensorial: que ayuda a estimular la función cerebral, con el objetivo de reforzar la memoria y mitigar los déficit de atención propios del envejecimiento. Esto los ayuda a mantenerse mentalmente activos y vinculados con las actividades que se realizan dentro de su entorno cercano.
  6. Combatir las dolencias crónicas: eventualmente, con la llegada de la adultez, es normal que el cuerpo “pase factura” que no necesariamente tienen que estar relacionados con una condición de salud. No obstante, en algunos casos la afección llega a ser tal que la primera alternativa que se nos viene a la cabeza es la medicación. Y si bien, esta puede ser o no necesaria, la realidad es que éstas suele ser mejor manejados por medio de la terapia ocupacional.
  7. Integrar al entorno familiar en las actividades de cuidado: dotándolos de los conocimientos básicos para actuar o reaccionar ante un momento de necesidad que pueda afectar la condición física del adulto. Asimismo, se busca involucrar a la familia en las actividades diarias de la persona, con la finalidad de que ésta mantenga una presencia activa dentro del grupo familiar.

Entonces, como hemos podido ver, la terapia ocupacional para mayores aporta innumerables beneficios que promueven la calidad de vida de los pacientes. Y como se mencionó al inicio, independientemente de como se aborde la vejez de un ser querido; contemplar este tipo de herramientas es absolutamente necesario para garantizar el envejecimiento activo y la autonomía de esta población vulnerable que así como cualquier otra, no debe ser excluida o menospreciada por la sociedad. 

También podría interesarte: Conoce los tipos de camillas más comunes para masajes fisioterapéuticos

Salir de la versión móvil