Home ENFERMEDADES PREVENCIÓN Lo que debemos saber sobre el microbiota oral en los niños

Lo que debemos saber sobre el microbiota oral en los niños

beneficios de una microbiota saludable en los niños

Todos alguna vez en nuestra vida hemos escuchado hablar sobre bacterias, nemátodos, parásitos y otros microorganismos patógenos que pueden afectar al salud de las personas. Es de mencionar que, solo hasta a finales del XIX la medicina descubrió que una gran cantidad de infecciones por estos microorganismos se producen de persona a persona. 

Desde ahí en adelante, hemos estado preparado técnicas y procedimientos para protegernos de esos estos microorganismos que causan enfermedades infecciosas y otros trastornos funcionales. Lo que la mayoría no sabe es que, solo el 1% de los microbios son perjudiciales, el restante son y deben ser parte simbiótica de nuestro cuerpo, a tal punto que, la presencia de algunos es vital para el correcto funcionamiento de nuestro organismo. 

Entre los más importantes destaca la microbiota bacteriana, principalmente para los bebés recién nacidos y en edad de crecimiento. Y es que, la simbiosis que existe entre ese conjunto de microorganismos  y nuestro organismo, es imprescindible para el correcto funcionamiento de diferentes funciones básicas del cuerpo humano, entre ellas la digestión, el desarrollo del sistema inmunitario e incluso el desarrollo del cerebro. 

Si bien es cierto, la microbiota intestinal o mejor conocida como flora intestinal, juega un papel importante para la digestión de alimentos entre otras funciones trascendentales, pero no es la única que está presente en nuestro cuerpo. 

La microbiota oral está tan bien tan necesaria como la anterior, especialmente en los niños pequeños, ya que es la responsable de protegernos de una gran cantidad de enfermedades que se producen en la boca y en el oído, siendo unas de las zonas más sensibles de todo el organismo. 

Por esa razón, en este artículo queremos hablarte de los beneficios de una microbiota saludable en los niños. Aprovecharemos de hablarte de los probióticos para niños, un recurso muy poderoso que podemos usar los padres para proteger a nuestros más pequeños.

¿Qué es y cómo funciona la microbiota oral?

La microbiota oral es el conjunto de baterías que se encuentran de manera natural en la boca del ser humano. Estos microorganismos establecen una relación simbiótica con nosotros, aprovechando los distintos nutrientes que pueden llegar a nuestra boca, así mismo, un lugar con las condiciones idílicas para su crecimiento. Por nuestro lado, nos beneficiamos de una gran cantidad de funciones que realizan y nos protegen. 

Estos microorganismos benéficos podemos encontrarlos dentro de la cavidad bucal, bien sea en la saliva, lengua, dientes, encías, paladar y prácticamente cualquier recoveco de la boca. Sin embargo, no toda la microbiota oral es igual en toda la boca, sino que en función del tejido donde se encuentran, su característica variará. 

Es bueno mencionar que, la microbiota viven literalmente en un ecosistema en un equilibrio dinámico, que les permiten desarrollarse y multiplicarse normalmente, ayudando al medio (nuestro cuerpo) a funcionar correctamente, a evitar la proliferación de microorganismos patógenos y al desarrollo de enfermedades. 

Entre las principales funciones de la microbiota, podemos destacar:

  • Luchar contra bacterias del oído para prevenir la otitis media aguda (se trata de una de las afecciones más comunes en la infancia, principalmente en las primeras etapas del bebé)
  • Ofrece protección contra patógenos que afectan la nariz y la garganta
  • Estimular el funcionamiento del sistema inmune
  • Mantener las mucosas en buen estado. 

Es necesario tener en cuenta, que así como nuestra huella digital es totalmente única, lo mismo ocurre con la microbiota oral, no hay dos personas con la misma. El tipo de la microbiota de la persona, dependerá por diversos factores, a continuación, le mencionamos los más importantes:

  • Alimentación
  • Tipo de lactancia
  • Higiene bucal
  • Edad
  • Ingesta de medicamentos y desinfectantes orales
  • Sexo (género)
  • Composición de la saliva
  • Condiciones climáticas
  • Enfermedades 

¿Cómo pueden los probióticos para niños ayudarlos a mejorar tener una microbiota saludable? 

Está comprobado que, los probióticos influyen de manera positiva en la microbiota bacteriana de nuestro cuerpo, ayudando al mantenimiento de las defensas, disminuyendo la posibilidad a contagiarnos de una multitud de microorganismos que podrían afectar nuestra salud y bienestar. 

De acuerdo a los pediatras, durante los primeros mil días de vida, es fundamental el desarrollo de una microbiota saludable para evitar el desarrollo de enfermedades crónicas que por lo general, no son transmisibles en el futuro. Para asegurarnos de una buena salud, es necesario que el niño cuente con una excelente alimentación, además debemos de recordar los otros factores que afectan al crecimiento de la microbiota (tipo del parto, uso de medicamentos, condiciones climáticas, etc.).

Para asegurarnos que nuestros niños cuenten con una microbiota saludable, el consumo de probióticos puede favorecer notablemente de las bacterias benéficas en su cuerpo. Además, esto ayuda también a reforzar sus defensas, a protegerlo ante una gran cantidad de patologías pediátricas, principalmente gastrointestinales, a tal punto que permiten disminuir la duración y la gravedad de la diarrea.

Por esa razón, el uso de probióticos está totalmente recomendado, principalmente en los últimos años, donde se han hecho nuevos avances en materia los microorganismos benéficos.

Beneficios de una microbiota saludable en los niños 

Para entender mejor los benéficos de una microbiota saludable en los niños, seguidamente los detallamos en un pequeño listado:

  • La microbiota contiene bacterias tanto beneficiosas como patógenas, esto crea un ecosistema dinámico en nuestro cuerpo, permitiendo un equilibrio, que evita que las dañinas puedan desarrollarse y crecer, a tal punto que puedan resultar nocivas para la salud. Esto se consigue, porque las benéficas compiten por los mismos nutrientes y espacio que las patógenas, controlándose entre ellas.
  • Adicionalmente, la microbiota protege las vías altas respiratorias, es decir el oído, nariz y boca, evitando que se propaguen enfermedades en diferentes zonas de la boca. Y es que, además de evitar la proliferación de microorganismos patógenos, también producen sustancias que neutralizan los elementos dañinos. 
  • Promueve el desarrollo de un sistema inmunitario más eficiente, actuando también sobre las mucosas y la segregación de bacteriocinas (sustancia antimicrobiana natural desarrollada por nuestro cuerpo) que evita el crecimiento y la aparición de baterías patógenas. 

Esos son algunos de los principales beneficios de una microbiota saludable en los niños, pero también aplica en adultos. Por ello, es de nuestra responsabilidad mantener una microbiota equilibrada que nos permita protegernos de diversas enfermedades bacterianas.

También podría interesarte: Todo lo que debemos saber de la radiología

 

Agroecólogo de profesión, analista SEO por convicción, redactor por motivación y científico de corazón. Eterno estudiante de ciencias naturales, tecnologías, marketing 2.0 y economía. "No busquemos el éxito, persigamos la excelencia y el éxito nos perseguirá a nosotros"
Salir de la versión móvil