Home PSICOLOGÍA Cómo superar la dependencia emocional en la pareja

Cómo superar la dependencia emocional en la pareja

dependencia emocional en parejas

Todo ser humano interesado por vivir una vida plena debe interesarse desde muy joven por cultivar su propia autonomía e independencia emocional o por lo menos, ese debería ser uno de sus principales objetivos a nivel personal. No obstante, en la práctica, cada día es más común toparse con individuos cuyas relaciones son evidentemente manejadas bajo una condición de dependencia o apego. En el campo de las relaciones de pareja, es bastante frecuente, incluso más de lo que podría considerarse normal, con lo cuál no quiere que deja de ser una condición a la que se le debe tomar especial atención pues tiende a conducir al desarrollo de relaciones poco saludables.

Algunos especialistas de la salud mental, a los cuales puedes acceder aquí, definen la dependencia emocional en parejas como un patrón psicológico donde consciente o inconscientemente se le delega a la pareja la mayor parte de responsabilidades en la relación. Esto, casi siempre, los hace ver como seres débiles, inseguros, minimizados o faltos de carácter y cómo tal suelen ser juzgados por la sociedad. Lo que la gran mayoría ignora antes de realizar este tipo de señalamientos, es que los motivos que llevan a desarrollar tal comportamiento, por lo general suele tener un trasfondo más complejo del que muchas veces la persona dependiente ni siquiera es consciente.

En tal sentido, en esta oportunidad quisimos hablar de cómo superar la dependencia emocional en parejas, no sin antes aclararte qué es, sus principales causas, además de ayudarte a identificar algunas conductas asociadas a ésta condición.

¿Qué es la dependencia emocional y por qué se origina?

La dependencia emocional también conocida como apego emocional o apego patológico, se refiere a una vinculación afectiva que desarrolla un ser humano hacia otra persona, caracterizada normalmente por una conducta de subordinación. Como bien mencionamos, se trata de un patrón psicológico en el que el “apegado” tiende a delegar la responsabilidad de cubrir aspectos de su vida como su bienestar, felicidad y toma de decisiones a otra persona, en este caso, la pareja.

Este comportamiento insano suele ser el detonante de diversos malestares, pues la persona emocionalmente dependiente generalmente vive su día a día acosada por angustias significativas. El temor al rechazo de su pareja, desagrado o abandono, les lleva a anularse como individuos, dejando de lado sus necesidades, gustos o preferencias, para adoptar una personalidad complaciente y sumisa con la pareja.

Ahora bien, los motivos que originan esta condición, de acuerdo a algunos psicólogos, no son necesariamente concretos ni tampoco válidos en todos los casos. Aún así, a lo largo de los años, por medio de diversos estudios se ha logrado establecer una relación entre personas con dependencia patológica, con el modelo de crianza que tuvieron durante su infancia.

En términos más simples, una niñez en la que no se fomentaron los vínculos familiares, dónde hubo falta de afecto o abandono por parte de una de las figuras paternas; aumenta significativamente las probabilidades de desarrollar secuelas psicológicas que afecten el autoestima personal a medida que se alcanza la adultez. Esta falta de autoestima y necesidad de afecto, comúnmente se traduce es individuos dependientes emocionalmente.

Asimismo, otras causas a las que se pueden atribuir la dependencia emocional en parejas se relacionan con lo siguiente:

  • Una personalidad insegura e inestable
  • Relaciones traumáticas o desamores pasados
  • Costumbre y/o conformidad con la relación
  • Miedo a la soledad
  • Creencias anticuadas sobre el concepto de una relación
  • Condiciones socioculturales del entorno

Cómo identificar si soy emocionalmente dependiente de mi pareja

La dependencia emocional de una pareja suele desencadenar comportamientos insanos que actúan como detonante de diversos malestares. Imagen vía Freepik.es

Aunque para personas ajenas a una relación, los síntomas del apego patológico sean extremadamente evidentes, la realidad es que muy pocas veces la persona dependiente está al tanto de lo irracional que es su conducta. Para ellos, es más fácil atribuir sus acciones a su concepto idealizado del amor o lo que consideran está bien dentro de una relación. No obstante, aunque sea de forma muy interna, muchos de ellos son conscientes de que no son totalmente felices, pero también, de que carecen de la determinación o las herramientas para cambiar.

Partiendo de que cada relación de pareja es distinta y a lo largo de su desarrollo es normal que se pase por etapas de enamoramiento, conocimiento y adaptación, puedes identificar que eres emocionalmente dependiente de ella, si sueles experimentar frecuentemente una o varias de las siguientes situaciones:

  • Tienes un concepto idealizado de tu pareja, sobrestimas sus virtudes y minimizas sus defectos.
  • Quieres estar siempre al lado de él/ella, no hay espacios saludables en la relación.
  • Constantemente experimentas miedo, pánico o ansiedad ante la idea de rechazo o abandono de tu pareja.
  • Tienes actitudes posesivas o celos irracionales, no te sientes seguro de tu relación.
  • Piensas constantemente en satisfacer a tu pareja, incluso por encima de tus propias necesidades.
  • Te desvinculaste de tu grupo de amigos y/o familiares.
  • Tienes sentimientos de inferioridad y te minimizas ante tu pareja.
  • Necesitas muestras de amor constantemente.
  • Tienes a victimizarte, a usar sutilmente la manipulación emocional y eres consciente de ello.

Claves para superar la dependencia emocional en la pareja

Una vez que se reconoce el problema de la dependencia emocional, se puede decir que el camino para lograr un cambio de conducta o personalidad apenas inicia. Bien sea que la intención sea continuar la relación de una manera saludable y positiva para ambos o por el contrario, ésta se de por finalizada, se tendrá que comenzar a manejar elementos claves para afrontar cualquiera de los dos escenarios.

Muchas de las recomendaciones para superar el apego afectivo en una relación suelen relacionarse con el reforzamiento del autoestima, el aprender a reconocer el valor propio; con la necesidad de cultivar una vida social más allá de la pareja y manejar ese miedo constante y patológico sobre el futuro de la relación. No obstante, “del dicho al hecho hay gran trecho”.

Si bien hay personas que luego de mucho esfuerzo, con apoyo emocional de sus allegados logran salir de una relación tóxica de la cuál eran dependientes emocionales, es bastante más probable en un gran porcentaje de casos, que esta conducta reincida una y otra vez en cada relación que establezca. La razón principal de ello, es que no se ataca el problema o trastorno desde la raíz.

Comentábamos al inicio que las causas de este patrón son bastante variadas, pero también aclaramos que en cualquier caso, su trasfondo es psicológico, generalmente derivado de un episodio o evento determinado la vida de una persona. Por tanto, a partir del reconocimiento o aceptación de ese problema, se deben sentar las bases para lograr un cambio consciente y definitivo en la conducta dependiente.

¿Cómo logramos esto? La manera más efectiva es a través del acompañamiento psicológico. Los profesionales de la salud mental son las personas mejor cualificadas para guiar a una persona en el correcto camino de superar la dependencia emocional de su pareja. No sólo porque ayuda a distinguir ese límite entre el amor y la necesidad, también porque enfoca al individuo a “solucionar” el origen del problema y lo que lo lleva a desarrollar ese tipo de conductas en sus relaciones.

Entonces, antes de pensar en acciones claves para superar la dependencia patológica, nuestra recomendación siempre será que se busque asesoría profesional. Solo así, se obtendrán las herramientas necesarias y basadas en diagnósticos individuales, para hacerle frente a este patrón psicológico que suele desmejorar significativamente la calidad de vida y de las relaciones de muchas personas.

También podría interesarte: ¿Cuándo es necesario acudir a un nutricionista?

Salir de la versión móvil