Home PSICOLOGÍA ¿Cómo manejar una separación después de los 40?

¿Cómo manejar una separación después de los 40?

manejar una separación después de los 40

En décadas anteriores, afrontar una separación marital era una de las tareas más complicadas que debíamos de afrontar, solo aquellos que valientemente tomaran la decisión de divorciarse de aquella relación que ya no daba para más. Desafortunadamente, muchas familias por situaciones culturales y por creencias religiosas, por muy mal que estuviera su matrimonio, preferían continuar hasta el fin de los días en un eterno sufrimiento, que no solo perjudicaba a ambos cónyuges, sino también a los hijos y allegados. 

Por fortuna los tiempos han cambiado notablemente, y con ello se ha ido eliminando poco a poco el tabú de los divorcios y las separaciones, haciéndose mucho más cotidianas en todo tipo de parejas. Con esto no queremos afirmar que las relaciones actuales no duren, pero las que de alguna manera no funcionan, entonces dar el paso a la separación ya no es una opción que la sociedad recrimina o señala, sino que es un proceso natural. 

Ojo, no con eso queremos decir que afrontar una ruptura sea fácil, la verdad es que para cualquiera puede convertirse en una de las situaciones más complicadas de afrontar, porque por lo general se conjugan una serie de elementos emocionales difíciles de afrontar (remociones, hijos, familias, amigos, responsabilidades, etc.). Además, a ciertas edades las emociones y miedos afloran de manera distinta, y es que, no es lo mismo separarse a los 40 que a los 30, ya que además de los años juntos, también llegan una serie de inseguridades y miedos adicionales que a más de uno descontrola. 

Por esa razón, hemos decidido preparar este artículo para brindarte algunos consejos que te permitirán manejar una separación después de los 40 de la mejor manera

Consejos para manejar una separación después de los 40

Lejos de la tramitación de los papeles de divorcio, la preocupación más grande de las personas que se separan después de los 40 años es la posibilidad de sentirse solos. Es evidente que la soledad, es uno de los principales miedos de la humanidad en la edad media y tras una separación, puede ser muy común que empezamos a sentir esta sensación tan desesperante.

Como ya mencionamos en los primeros párrafos, no es lo mismo divorciarse a los 40 años en esta época que hace algunos años atrás, ahora podríamos decirse que es «normal», y emprender una nueva relación a esa edad no es para nada difícil. Todo esto, gracias a la libertad social que hoy sentimos, así como una serie de recursos tecnológicos que nos permiten conocer personas e incrementar nuestro círculo social rápidamente. 

Así que si estáis en una relación donde las cosas no vayan del todo bien, aprovecha la madurez que te han otorgado los años y anda en búsqueda de aquello que realmente te haga feliz. Replantearte una nueva vida luego de esta edad, no es para nada imposible, todavía hay mucha energía, inclusive algunos consideran que apenas es el ecuador, que lo mejor empieza en estos años, ya que empezamos a ser cada vez más conscientes de la vida. 

No permitas que el miedo a la soledad te haga atarte a una persona que simplemente no te haga feliz, aprovecha esta edad tan bonita y consigue un par de abogados de separación para que empieces tu nueva vida.

A continuación, te brindaremos algunos consejos para manejar la separación después de los 40. 

1. Es momento de comenzar una nueva rutina

Algunas personas logran ver un divorcio o una ruptura como un nuevo comienzo, de hecho tal es así, que le hacen replantearse muchas cosas en su vida; bien sea el estilo de alimentación, la forma de vestir, las actividades cotidianas, inclusive hasta los gustos. Por ello, tras una separación es momento de dar el giro que tanto añorábamos. 

Empieza una nueva rutina de alimentación, horarios nuevos de sueño, así como incluir actividades deportivas en tu día a día, cosa que te ayudará a estimular endorfinas, hacerte sentir mucho más alegre, te podrás sentirte mejor y mejorará notablemente tu bienestar general. 

2. Siéntete útil

Por lo general cuando estamos en una relación negativa durante tanto tiempo, solemos dedicar todo nuestro tiempo a la otra persona, sin sentirnos gratificados, incluso podríamos llegar a pensar que estamos en una cárcel en la que pareciera no haber tregua para nuestros sentimientos. A ese punto, las cosas que no hacían felices pasan a un segundo plano, para dedicarnos simplemente seguir en el día día, de la manera más «llevadera» posible.

Una vez salgamos de esa cárcel que nos tenia presos de manera totalmente voluntaria, quizás por costumbre u obligación, podemos empezar a hacer cosas que en su momento nos interesaron, pero nunca pudimos hacer. Bien sea, inscribirnos en algún programa para hacer trabajo voluntario, registrarnos en un club de lectura o similar, inclusive aprender a bailar o tocar el instrumento que siempre nos llamó la atención. 

3. Empieza a disfrutar lo que realmente te gusta

Cuando estamos en pareja por largo tiempo, empezamos a dejar de lado muchas actividades que en nuestra juventud o soltería hacíamos con regularidad; bien sea ir al cine, comprar ropa nueva cada cierto tiempo, conversar con nuestras amistades, salir a bailar, etc. Sea cual sea esa actividad que tanto nos gratificaba, pero que luego pasó a segundo plano, es momento de desempolvarla y nuevamente retornar nuestra pasión. 

Cuando sintamos la sensación de libertad y de tranquilidad que nos producía hacer eso, cualquier miedo a soledad o sentimiento de nostalgia quedará totalmente sepultado. Así que, sin importar la edad que tengas, si habéis llegado a la conclusión de que esa relación ya no da para más, que nada te detenga. La verdad es que hay millones de métodos que nos permitirán manejar una separación después de los 40 de manera totalmente llevadera.

También podría interesarte: ¿Cómo puedo resistir el deseo de fumar?

 

Salir de la versión móvil