Home BIENESTAR CUIDADO PERSONAL Crisis de la Mediana Edad: Una Realidad

Crisis de la Mediana Edad: Una Realidad

crisis-de-la-edad

La crisis de la mediana edad se ha vuelto muy popular. Y cada vez despierta más interés en la sociedad. Se dice que existen dos tipos. Una a los 40 y otra al estar rondando los 50 años. Muchas personas dicen que esto es un mito. Sin embargo, estudios realizados demuestran que el 86% de la población creen que si exista.

Al llegar a la década de los 40, sentimos que solo nos queda una oportunidad para realizar nuestros sueños. Comenzamos a ser conscientes que se nos va nuestra anhelada juventud. Y con los nuevos cambios hormonales debido a la menopausia y la andropausia, disminuye el deseo sexual. Causando daños en  nuestra autoestima.

Cambios al entrar en la Mediana Edad

El cambio más importante es el hormonal. Disminuyen los niveles de testosterona en hombres. Y estrógeno en las mujeres. Lo que tiene gran impacto en nuestra vida sexual. En el sexo ya no somos los mismos que antes. Se presentan problemas como la disfunción eréctil y en mujeres la sequedad vaginal.

Aparecen las Canas y las Arrugas. A esta edad la mayoría de las mujeres comienzan a utilizar tintes para teñirse el cabello. Para así ocultar las canas, que son muestra clara de la edad. En muchos casos los hombres también los utilizan. Con la intención de verse más jóvenes.

De igual forma, las cremas contra las arrugas se vuelven muy populares. Cremas que prometen dejar una piel lisa y sin muestras de la edad. Haciendo que las mujeres gasten dinero esperando falsos milagros.

Infidelidades. Tantos los hombres como las mujeres quieren nuevas experiencias. Es muy común ver crisis en los matrimonios. Al ver que su vida sexual ya no es la misma que hace 20 años atrás. Comienzan con ganas de buscar una nueva pareja para experimentar sexualmente.

Debido a esto se ha vuelto normal ver hombres mayores con mujeres jóvenes. Generalmente son por interés mutuo. Los hombres buscan placer y las mujeres dinero. Son aventuras momentáneas. Pero también es posible que el hombre se enamore  y se sienta fascinado por estos nuevos sentimientos.

 

Salir de la versión móvil