Home BIENESTAR CUIDADO PERSONAL Darle brillo a la dentadura

Darle brillo a la dentadura

Si se quiere constar de una buena estética, el color de los dientes es importante ante una buena imagen. Esto no tiene que estar precisamente ligado a la salud de los mismos, aunque en ciertos casos sí está relacionado con enfermedades que deterioran la salud bucal.

El blanqueamiento dental puede basarse ante un procedimiento mediante el cual se aplican algunos productos químicos que actúan sobre el esmalte dental, eliminando las manchas y reactivando su color original, aunque no funciona de la misma manera en todos los pacientes ni produce los mismos resultados. Sin mencionar el deterioro que puede generar esta técnica con el pasar del tiempo.

Por ello, se ha buscado una solución natural ante los dientes amarillos o manchados, por lo que se ha descubierto, entre remedios antiguos de las abuelas, ciertos productos caseros que pueden ayudar a eliminar este mal.

Se debe resaltar, que el cumplimiento de limpieza o mejor dicho prevención en general de enfermedades bucales, es sumamente importante, si se desea conquistar una blancura perfecta en los piezas dentales, por lo que cepillarse tres veces al día, hacer uso de enjuague bucal e hilo dental, son técnicas esenciales que deben ser utilizadas junto a las siguientes recomendaciones:

  1. Concha de banana: Realmente eficaz ante este tipo de problemas. Después de cepillarse los dientes, es necesario frotar la cascara de cambur por todas las piezas dentales. Esta cáscara contiene ácido cítrico y ácido salicílico los cuales ayudarán a blanquear los dientes de una forma natural. Se necesita frotar la cáscara sobre los dientes durante 3 minutos como mínimo cada día después del aseo de  los dientes cotidiano hasta lograr ver los resultados con el pasar de los días.
  2. Fresas: Frotarse los dientes con la pulpa de una fresa también puede ayudar a blanquear los dientes, dado que como la cáscara de plátano, contiene ácido salicílico el cual ayuda a combatir el sarro y no daña el esmalte.
  3. Bicarbonato de Sodio: Entre los remedios más populares y antiguos para el blanqueamiento de dientes se encuentra el uso de este producto. Se puede hacer uso de bicarbonato de sodio en diferentes maneras, una de ellas es mezclándolo con la pasta de dientes para cepillarse normalmente, todos los días. Otra manera es mezclar dos cucharas del bicarbonato de sodio en un vaso de agua y usarlo como un enjuague bucal luego de cada cepillado. Cabe destacar que el bicarbonato de sodio puede llegar a dañar el esmalte, así que no se recomienda usarlo más de dos veces al día ni usarlo por tiempo prolongados superiores a las tres o cuatro semanas. Hacer una pausa en el tratamiento, es lo más recomendable para luego continuar.
  4. Sal y limón: Además de ser una rica combinación para muchos, la mezcla de sal con zumo de limón en una cuchara puede ayudar a blanquear los dientes. Con la pasta agria creada por la combinación de ambos productos, cepillarse los dientes en las zonas amarillentas. Realizar esto tres veces por semana, ayudará a mitigar o hacer desaparecer ese amarillento color desagradable que puede existir en los dientes.
Salir de la versión móvil