Home BIENESTAR Los errores más comunes en el cuidado de adultos mayores

Los errores más comunes en el cuidado de adultos mayores

errores en el cuidado de adultos mayores

Año tras año es más evidente que en España existe un alto porcentaje de población en avanzado estado de adultez. De hecho, sólo basta con buscar una plaza en alguna residencia de ancianos en Barcelona para notar que muchas de éstas están a tope, especialmente después del escenario psicosocial y sanitario que originó la pandemia por COVID-19. Escenario que desde luego, también ha propiciado que muchas personas se inclinen por mantener a sus ancianos en casa, bien sea bajo las atenciones por cuenta propia o por medio de un cuidador personal.

Si bien, a menos que haya una condición grave de salud, el cuidado de mayores no debería presentar mayor dificultad, es común que ante la falta de ciertos conocimientos se cometan una que otra equivocación. Con un poco de suerte, es probable que estas no tengan repercusiones, pero también cabe la posibilidad de toparnos con situaciones que pongan en riesgo la salud o peor aún, la vida de las personas a nuestro cargo.

Por todas estas y muchas otras razones, siempre es recomendable tener muy claros los errores más comunes en el cuidado de adultos mayores para de esta manera de poder prevenirlos y evitarlos.

Lo que hay que saber sobre el cuidado de un adulto mayor

Los  planes de cuidado de un adulto mayor deben cubrir tres aspectos fundamentales: el cuidado personal, el resguardo de la salud y el estimulo psicoemocional. Imagen vía Freepik.es

Ya sea que estés considerando atender a un familiar mayor en casa o ejercer el oficio de cuidador de ancianos, es importante tener presente que se trata de una actividad que implica tres cualidades esenciales: una muy buena voluntad, mucha paciencia y sobretodo, empatía.

Por mucho que cada persona sea diferente, no hay que olvidar que el proceso a la vejez trae consigo muchos cambios a la vida de un ser humano. Desde condiciones limitativas, necesidades especiales, pérdida de capacidades, por nombrar algunos.

Como cuidadores, entender que este proceso puede afectar de muchas formas no solo la salud física, sino también psicológica y emocional de una persona, es el primer paso para evitar cometer errores en el cuidado de adultos mayores.

Por otro lado, nunca está demás tener algunos conocimientos básicos de primeros auxilios o enfermería, más aún si vamos a tratar con personas dependientes, movilidad reducida o alguna condición médica preexistente. 

Errores comunes a evitar en el cuidado de adultos mayores

Entender que el proceso a la vejez puede afectar de muchas formas a una persona, es el primer paso para evitar errores en el cuidado de adultos mayores. Imagen vía Freepik.es

De acuerdo con los profesionales de las residencias Santa Rita en Barcelona, nuestros planes de cuidado siempre deben estar orientados a un objetivo: el bienestar de nuestros mayores. Para ello, necesariamente se deben suplir tres aspectos fundamentales, en primera instancia, el cuidado personal, que comprende todo lo relacionado con su aseo, indumentaria, actividad física y alimentación.

Seguidamente, tenemos las medidas preventivas para resguardar la salud física, que en este caso se refiere al control y suministro de medicamentos, la asistencia a citas médicas, seguimiento de avances o posibles deterioros en la salud.

Y por último, pero no menos importante, el estimulo psicoemocional que es quizás de los más importantes, pues puede afectar directamente a los dos anteriores. En este se busca mantener el estado emocional de la persona, hacerlo sentir bien incluso con sus limitaciones, reforzar las muestras de afecto, navegar entre sus cambios de humor o estados depresivos y estimular su funcionamiento cognitivo. Es probablemente, el área dónde más errores en el cuidado de adultos mayores se cometen, pues hay más facilidad de perder el control de la situación. A continuación, te los explicamos en detalle:

– Ser víctimas de la impaciencia y actuar en consecuencia

Es normal que las personas de avanzada edad tengan muchos cambios de humor, algunos se pueden volver irritantes, ofensivos y malcriados, como resultado de sus propias frustraciones. También, se puede dar el caso en que vuelven a comportarse como niños, a los que diariamente tendremos que atender y educar.

En cualquiera de los escenarios, habrá momentos en que cueste muchísimo lidiar con ellos, es allí cuando la cualidad de la paciencia y la persuasión debe alzarse. Esto nos permitirá mantener el control de la situación, no caer en confrontaciones y decir palabras hirientes o despectivas que al final no harán sentir bien a ninguna de las dos partes.

– No establecer una planificación adecuada

Un error sumamente frecuente en el cuidado de ancianos, es no establecer una correcta planificación. Las personas mayores, por norma general tienen rutinas muy específicas e incluso longevas, variarlas constantemente o sacarlos de su zona de comodidad puede ocasionarle intranquilidad, tristeza o inseguridad.

Por otro lado, también es importante tener planes preventivos en casos de eventualidades o emergencias, con la finalidad de evitar situaciones comprometedoras o malos ratos.

– Excederse en cuidados y ser demasiado sobreprotectores

Puede ser por temor a consecuencia del cariño o simplemente por desconocimiento, pero limitar la autonomía de un adulto mayor no siempre es el mejor camino para garantizar su bienestar. Hay abuelos de por sí independientes, acostumbrados a su espacio y a su ritmo de vida, si nos empecinamos a interferir con ello, lo más probable es que nos enfrentemos al rechazo y a la irritabilidad.

En este punto, la comunicación es vital, tanto para expresar tus preocupaciones, como para escuchar y respetar sus opiniones. Se trata de un trabajo en equipo que poco a poco y con pericia, podrás ir adecuando para que ambas partes estén tranquilas y satisfechas.

– Dejar de promover sus habilidades sociales y cognitivas

La estimulación por medio de actividades recreativas es una excelente manera de cuidar la salud mental de las personas con edad avanzada. Muchas veces, la falta de tiempo y de planificación, nos puede jugar en contra a tal punto de descuidar este elemento. Si este es tu caso, te recomendaríamos contemplar otras alternativas que no limiten la calidad de vida del adulto a tu cargo. Alternativas existen muchas: centros de día o residencias no permanentes, cuidadores a domicilio, clases de terapia ocupacional para mayores, clubs de lectura, entre otros.

Entendemos que, ‘del dicho al hecho, hay un largo trecho‘, pero al asumir la responsabilidad de cuidar a un adulto mayor debemos ser muy conscientes de la gravedad que puede ocasionar un error mínimo. Bien decidas hacerlo por tu cuenta o buscar ayuda profesional, es importante priorizar su salud y bienestar, garantizar en lo posible su autonomía y adecuar su estilo de vida de la manera más amena posible. Esta será la única forma de retribuirle en vida, todo lo que en algún momento te haya ofrecido ese ser querido.

También podría interesarte: 4 tipos de trastornos alimenticios que quizás no conocías

Salir de la versión móvil