Home CUIDADO PERSONAL DENTAL La importancia de la odontología preventiva para una buena salud oral

La importancia de la odontología preventiva para una buena salud oral

importancia de la odontología preventiva

Muchos años han transcurrido desde que la odontología como rama sanitaria, tuviera como principal objetivo dar solución a alteraciones en la cavidad oral o al deterioro de los dientes. Hoy en día, toda persona que busque los servicios de un dentista en Salamanca o en cualquier otro lugar, lo puede hacer por motivos muy variados. Uno de ellos, y el que podemos decir ha tenido mayor demanda en los últimos años, es el que corresponde al apartado estético, pero por otro lado, tenemos aquel que obedece únicamente a la necesidad de tener un correcto mantenimiento la salud oral. Necesidad que, cabe acotar, muchas veces se crea desde la niñez y con el paso de los años se vuelve una costumbre saludable.

De manera individual, puede que la odontología preventiva no tenga mayor relevancia en comparación con otras especialidades odontológicas, pues cada una de de éstas por lo general ofrece parámetros preventivos. Ahora, lo que sí es una realidad, es que bien aplicadas, las recomendaciones para el cuidado dental puede evitar que en el futuro debas acudir a un endodoncista o periodoncista.

En este sentido, está claro que la importancia de la odontología preventiva radica en la creación de hábitos higiénicos para prevenir la aparición de enfermedades bucodentales. Una tarea en la que si bien el dentista cumple una función, también requiere de la voluntad del paciente. Para dejar una idea más clara, en esta oportunidad te contaremos de que va esta especialidad, en que consiste sus servicios y cuáles son sus mayores beneficios a largo plazo.

¿Qué es la odontología preventiva?

La importancia de la odontología preventiva radica en la creación de hábitos higiénicos para prevenir la aparición de enfermedades bucodentales. Imagen vía Freepik.es

Básicamente, hablamos de un área que se encarga del diagnóstico precoz de posibles enfermedades bucodentales, que aplica técnicas preventivas o correctivas para evitar su desarrollo. Con esta también, se puede cuidar ciertos elementos de la estética de la sonrisa y desde luego, se brindan recomendaciones ante la detección de hábitos nocivos que puedan afectar la estructura dental.

Como bien comentamos al inicio, la odontología preventiva ejerce un mayor impacto durante la niñez, pues además de fomentar el aprendizaje de cuidados dentales, también es más fácil detectar alteraciones a temprana edad. Es por ello que, generalmente, el encargado de promover la importancia de la odontología preventiva es el odontopediatra, posteriormente la batuta pasa a la odontología general.

¿En que consisten los servicios de la odontología preventiva?

La odontología preventiva se reconoce por atacar tres aspectos fundamentales: evitar el inicio de enfermedades bucodentales mediante recomendaciones oportunas, diagnóstico precoz de alteraciones en la cavidad oral y por último, la rehabilitación o restauración ante la falla o ausencia de las dos primeras. 

Para ello, mayormente se basa en los siguientes servicios:

  • Chequeo odontológico al menos una vez al año
  • Estimulación de hábitos para la higiene bucodental (técnicas y frecuencia cepillado, uso de hilo dental, enjuague bucal, etc.)
  • Recomendaciones alimenticias que promuevan la salud oral y observaciones sobre aquellos que la afecten
  • Limpiezas dentales (profilaxis)
  • Radiografías periódicas según el estado la estructura dental
  • Aplicaciones de flúor
  • Detección y eliminación de caries no profundas
  • Restauración o empaste de dientes
  • Referir a otras especialidades en caso de ser necesario

Importancia de la odontología preventiva

A este punto, reconocer la importancia de la odontología preventiva es bastante sencillo. Aún así, a continuación te especificamos sus mayores beneficios:

  • Establece buenos hábitos de higiene dental: mediante la enseñanza de un correcto lavado de los dientes, así como la importancia de su frecuencia. También recalca la utilidad del uso del hilo dental o de los enjuagues sin alcohol.
  • Concientiza sobre el consumo de alimentos perjudiciales para los dientes: como es el caso de los azúcares que promueven la aparición de caries, o los alientos ácidos que dañan el esmalte dental.
  • Control de caries: ayuda a prevenir su aparición, pero también contribuye a detectarlas de manera oportuna para evitar que se convierta en un problema mayor.
  • Evita la caída de los dientes: gracias a que previene el avance del sarro, uno de los principales responsables del deterioro dental y posterior caída de las piezas dentarias.
  • Detección temprana de alteraciones bucodentales: como malformaciones en el desarrollo mandibular, desviaciones en el crecimiento de piezas dentales, problemas de mordida e incluso de dicción y/o pronunciación. Llegados a este punto, la función del dentista termina y su deber es remitir al especialista correspondiente.
  • La salud más allá del cuidado de los dientes: con un correcto control periódico y preventivo, la odontología puede ser clave para diagnosticar oportunamente otro tipo de patologías más allá de su especialidad. Algunas de ellas son: la halitosis (trastorno gastrointestinal que causa mal aliento), apnea del sueño, diabetes o incluso, cáncer oral.

Esperamos que luego de tener más clara la importancia de la odontología preventiva e independientemente de la edad que tengas, comiences a crear hábitos de cuidado dental saludables, además de programarte religiosamente para iniciar con al menos chequeo odontológico anual.

También podría interesarte: Los errores más comunes en el cuidado de adultos mayores

Salir de la versión móvil