La pelusa del ombligo: lo que debes saber de ella

Un área que también requiere limpieza

¿Cuándo fue la última vez que limpiaste tu ombligo? Seguro retiraste de esa área partículas de mugre que se te acumularon. Es un área que también requiere limpieza y que en algún momento estuviste conectado a tu madre. Hoy te traemos algunos concejos para que elimines la pelusa de ombligo y te enterarás de lo que es y por qué es importante mantenerlo bajo control.

(Lee también: ¿Cómo Funcionan las Pastillas Anticonceptivas?)

La pelusa del ombligo ¿Qué es?

La pelusa del ombligo no es más que células muertas que se desprenden naturalmente de la piel. Según Melissa Kanchanapoomi, médico dermatóloga, asegura que esta es inofensiva y que algunas personas son más propensas a formarlas que otras; como aquellas cuyos vellos son más largos.

La pelusa del ombligo
Lo más indicado para mantener limpio tu ombligo es recurrir a un jabón suave y agua,

En ocasiones es probable que se salga de control, por ejemplo cuando producto de la falta de higiene esta área genera mal olor. Sí, debido a las bacterias y a la levadura, combinada con la piel muerta es probable que huelan un poco mal.

Sin embargo, aun podía ser peor, si el ombligo produce una segregación de color marrón, amarillo o blanco. Esto indicaría una infección bacteriana o por levadura, así lo ha expresado la doctora Noelani González.

¿Cómo limpio mi ombligo?

Lo más indicado para mantener limpio tu ombligo es recurrir a un jabón suave y agua, muy sencillo. Es aconsejable no rascarse ni agregar productos fuertes como alcohol, luego se seca suavemente con una toalla. Es importante que el ombligo se encuentre limpio pero también seco, lo cual mantendrá a raya las bacterias.

Por otro lado, si por alguna razón maltratas tu ombligo con algo afilado aplícate un poco de vaselina en la herida. Aquellos que tienen un ombligo exterior (a diferencia de los innies) por lo general no acumulan pelusa.

Finalmente es aconsejable el aseo del ombligo con frecuencia, con enjuagarse en la ducha resulta suficiente. 

(Lee también: Crisis de la Mediana Edad: Una Realidad)