Mantener el deseo sexual pasados de los 65 y seguir disfrutándolo

Mantener el deseo sexual
Sin importar cuantas velas tenga tu torta de cumpleaños no debe haber impedimento para seguir disfrutando de la vida.

Sexo en la tercera edad

Te contaremos como mantener el deseo sexual pasados de los 65, solo hay que encontrar la mejor manera para ello. Sin importar cuantas velas tenga tu torta de cumpleaños no debe haber impedimento para seguir disfrutando de la vida.

(Lee también: Buena nutrición en la vejez, cuan importancia es en la persona)

Se puede mantener una vida sexual activa a partir de los 50, de los 60, 70, incluso de los 80 años. Así lo señaló un informe de la Sociedad Española de Medicina de Familia y Comunitaria (semFYC). Según esta, un 60% de los españoles mayores de 65 años  mantienen relaciones sexuales una vez a la semana.

El sexo en la tercera edad ya no es un tabú gracias a factores como: al aumento de la esperanza de vida, a las variables sociales y a los cambios culturales. Ahora se practica con más frecuencia, no solo entre parejas casadas sino también entre solteros y viudos.

Mantener el deseo sexual
Con el envejecimiento aparecen una serie de cambios fisiológicos que condicionan la vida sexual.

No es un secreto que a medida que pasan los años hay más problemas entre las sabanas. Con el envejecimiento aparecen una serie de cambios fisiológicos que condicionan la vida sexual. Sin embargo, la pérdida del deseo sexual por lo general influye ciertos factores psicológicos condicionados como miedos o falsas creencias.

Mantener el deseo sexual y adaptarse a los cambios físicos

Según Fernando Martín Ciancas quien es geriatra del Hospital Viamed Los Manzanos (La Rioja): no se pierde interés en el sexo cuando se es adulto mayor pero es necesario disfrutar de una sexualidad plena. Para esto es preciso reconocer y adaptarse a los cambios físicos que se producen en el organismo con la edad.

Martin asegura que el apetito sexual no caduca con la edad, en ciertos casos aumenta con el paso de los años. El problema se presenta cuando lo que se desea choca con lo que se puede hacer. La solución es buscar alternativas diferentes a lo practicado durante la juventud o la madurez.

(Lee también: Si es posible tener un envejecimiento cerebral saludable o exitoso)