Miedo escénico ¿eres de los que se paralizan frente al público?

Miedo escénico
Muchas personas cuando hablan en público son más conscientes de sus carencias que de sus puntos fuertes

Aprendamos cómo superarlo

Hay quienes se bloquean al momento  de hablar en público. Estar en las miradas de las personas puede producir tensión y un sentimiento de vulnerabilidad. Aquí te ayudaremos a superar el miedo escénico con inteligencia emocional.

(Lee también: Hay niños que al jugar tienen otras preferencias ¿Qué significa?)

El temor a hablar en público o miedo escénico es uno de los temores más universales. Pero la pregunta que nos hacemos es ¿Por qué se produce esta emoción?  Sencillamente por:

  • Miedo a hacer el ridículo.
  • Temor a las criticas.
  • Sensación de no estar a la altura de las circunstancias.
  • Inseguridad en uno mismo.
  • Falta de autoestima.
  • También miedo a no saber responde a las preguntas del auditorio en una ponencia.

Muchas personas cuando hablan en público son más conscientes de sus carencias que de sus puntos fuertes. Este tipo de miedo esta mas relacionado a que en las instituciones educativas se acostumbra a hacer más exámenes escritos que exámenes orales. Con esto queda planteado que el primer paso para superar  el miedo escénico es el entrenamiento. Por ello se hace indispensable buscar ocasiones para romper esta barrera.

Miedo escénico igual a bloqueo emocional

Así es, el miedo escénico se trata de  un bloqueo emocional el cual produce una sensación de vulnerabilidad y mucha tensión. Esta última no solo puede ser física sino también de una forma emocional.

Con el exceso de nerviosismo la persona no tiene la misma claridad para pensar que cuando está tranquila. Este miedo también surge de la sensación de ser el centro de las miradas y tener muchos ojos “encima” observándolo.

Miedo escénico
el miedo escénico se trata de  un bloqueo emocional el cual produce una sensación de vulnerabilidad

Conozcamos algunas situaciones que producen temor a hablar en público:

  • Una entrevista de trabajo.
  • Un examen oral.
  • Una prueba teórica en una exposición.
  • La defensa de la tesis doctoral.
  • Una conferencia.
  • Una cita de trabajo con un profesional de prestigio.
  • Una reunión de trabajo.
  • Un discurso de homenaje o simplemente un brindis.

En cualquiera de estas situaciones piensa en positivo, date a ti mismo este mensaje “Todo va a salir bien”.

(Lee también: Gestionar un divorcio sin caer en demasiados reproches no es imposible)