Home PSICOLOGÍA SEXUALIDAD ¿Qué tan falsos son los mitos más comunes relacionados con la disfunción...

¿Qué tan falsos son los mitos más comunes relacionados con la disfunción eréctil?

mitos sobre la disfunción eréctil
Imagen vía Freepik.es

Son muchos los estudios científicos que afirman que la disfunción eréctil es uno de los trastornos sexuales mas comunes en la población masculina. Aun así, lejos de lo que muchos piensan, esta condición no siempre está asociada a factores como la edad ni mucho menos la capacidad sexual del varón.

Desafortunadamente, por mucho que pensemos que la sociedad actual es mucho más avanzada que hace un par de décadas atrás, exponer temas sensibles como la salud sexual o reproductiva, sigue siendo considerado un enorme tabú para muchos. Especialmente, si se trata de condiciones que pongan en ‘entredicho’ la virilidad de un hombre. 

Tanto así es, que de acuerdo a este estudio de consenso sobre la disfunción eréctil en el que participaron alrededor de 12 entidades científicas, poco más del 15% de afectados por esta enfermedad acude a consulta médica. Bien sea por desconocimiento, vergüenza o negación, pero lo cierto del caso es que muy pocos hombres reconoce públicamente sufrir un problema de carácter sexual.

Claro que, esto no necesariamente quiere decir que no surjan especulaciones o información desproporcionada de la realidad entorno a esta patología. Es por ello, en pro de una mayor concientización sobre la salud sexual masculina, en esta oportunidad desmontaremos algunos de los mitos más comunes sobre la disfunción eréctil, pero también aclararemos que tanta verdad esconden algunos otros.

¿Qué es la disfunción eréctil?

Cifras aproximadas en diversos estudios, confirman que alrededor de 2 millones de hombres españoles sufre de disfunción eréctil. Imagen vía Freepik.es

Hablamos de un problema de disfunción eréctil cuando un hombre sexualmente activo, presenta una incapacidad para conseguir o mantener una erección lo suficientemente firme como para tener o disfrutar de un acto de tipo sexual. Sin embargo, no se debe de confundir casos esporádicos que pueden ser producto de factores como la ansiedad o el estrés, con una condición constante o recurrente durante un período de al menos 6 meses.

También conocida como ‘impotencia’ y al igual que la eyaculación precoz, se trata de uno de los trastornos sexuales que mayor preocupación genera en la población masculina. No obstante, compartir información acerca de esta patología, está lejos de ser algo que se platique abiertamente entre individuos afectados y más grave que ello, es el hecho de sólo un bajo porcentaje busque ayuda profesional.

Lo cierto del caso, es que alrededor de esta patología existen diversas creencias populares en las que mucho tiene que ver el pensamiento machista con el que la sociedad se han acostumbrado a vivir. Pero la realidad, es que las causas de la disfunción eréctil pueden llegar a ser muy variadas y en una gran porcentaje de casos, sólo se manifiestan como detonantes de un problema de salud severo.

Llegados hasta este punto y suponiendo que estés presentando este problema, bien te conviene despejar los siguientes mitos sobre la disfunción eréctil.

Mitos más comunes sobre la disfunción eréctil

La misma sociedad ha hecho que alrededor de problemas sexuales como la disfunción eréctil, se creen un sin fin de mitos u informaciones desproporcionadas. Imagen vía Freepik.es

1. No mue puede pasar porque es un problema de ‘viejos’

Que la impotencia sexual eventualmente llegue a la vida de un individuo como consecuencia del envejecimiento de eso no hay duda. Que la edad sea un factor de riesgo y que hombres mayores de 50 años tengan mayor probabilidad de padecer un problema de disfunción, también es una realidad. Pero que cualquier adulto joven no pueda presentar a lo largo de su vida sexual problemas de disfunción eréctil, es un gran mito.

Como bien mencionamos, la impotencia sexual puede aparecer como síntoma de algún problema de salud más grave, dentro de las más usuales se encuentra la diabetes, la hipertensión u obesidad, sólo por nombrar algunos. Y no es ningún secreto que, el ritmo de vida actual de muchos, hace que cada día personas más jóvenes estén padeciendo enfermedades asociadas a estas condiciones.

2. Es causada sólo por problemas psicológicos

Nuevamente nos encontramos ante uno de los mitos más propagados mitos sobre la disfunción eréctil y aquí nuevamente tendríamos quedar un repaso al punto anterior. Si bien, el estado mental o emocional de un hombre puede afectar significativamente la calidad o el desarrollo de sus relaciones sexuales, esta podría considerarse como una de las causas menos habituales.

Existen mayores probabilidades de padecer disfunción eréctil por factor de tipo físico como una mala circulación sanguínea o un bloqueo arterial, que con un por un factor psicológico como un mal manejo de emociones o situaciones de estrés prolongado.

3. Mi pareja es la culpable porque no consigue ‘excitarme’

Más que un mito, pensamos que es un error muy común del género masculino el no reconocer sus problemas e intentar achacar la culpa de ellos a la pareja. Esto ocurre más de lo normal y muchas veces, no se considera ni por un momento cómo un problema de impotencia sexual también puede afectar el estado emocional y la seguridad de la persona con la que comparten intimidad.

Por mucho que se sepa que la erección es una respuesta física ante el deseo sexual, que esta exista o no, no es responsabilidad de la pareja y desde luego, tampoco motivo de un problema recurrente de disfunción. Incluso prueba de ello es que un hombre puede notar que está presentando este problema al no alcanzar una erección satisfactoria ni siquiera por medio de la masturbación.

4. No necesito medicamentos, es cuestión de tiempo

Totalmente falso, además de peligroso. Dejar que una condición como la disfunción eréctil prolongada pase por debajo de la mesa, esperando que se ‘cure’ por si sola, es tan inapropiado como pensar que el abuso de medicamentos como la viagra es la solución. En primer lugar, porque mientras más tiempo se conviva con esta condición, mayores serán los problemas que afecten la calidad de vida de la persona, así como la relación con la pareja si la tuviera.

Por otro lado, también debemos considerar que al ser un síntoma habitual en patologías potencialmente peligrosas, el diagnóstico oportuno puede marcar la gran diferencia en cuanto a la eficacia de un tratamiento o procedimiento médico.

En cuando a la negación del uso de medicamentos, actualmente existen mejores alternativas con efectos duraderos que no presentan ningún riesgo al paciente. Eso sí, lo correcto es que estos sean recetados o monitoreados por especialistas en el área.

5. La masturbación puede causar impotencia sexual

Es quizás uno de los mitos más longevos sobre la disfunción eréctil, quizás se haya creado como consecuencia de los comentarios de madres y abuelas que buscaban incomodar a sus hijos o nietos en edad adolescente y plena época de descubrimiento sexual.

La realidad y puedes estar tranquilo, es que no hay manera de que la masturbación ocasione impotencia, problemas de eyaculación, ni tampoco de infertilidad. De hecho, recurrir frecuentemente a esta actividad es una de las mayores recomendaciones que se les brinda a pacientes que estén enfrentando algunos problemas de tipo sexual.

Esperamos que este pequeño listado sobre mitos entorno a la disfunción eréctil te haya servido para despejar algunas dudas. Y en caso de estar presentando este problema, también te haya ayudado a entender que es algo sumamente común, que no necesariamente debe convertirse en un problema severo que disminuya tu calidad de vida, pero eso sí, se debe tratar correctamente por profesionales.

También podría interesarte: Mujer argentina se habría curado de VIH por inmunidad natural

Salir de la versión móvil