Home CUIDADO PERSONAL DENTAL ¿Qué es una endodoncia y cuándo es necesaria?

¿Qué es una endodoncia y cuándo es necesaria?

que es una endodoncia

A todos los seres humanos, por lo general desde muy pequeños se nos inculcan normas básicas para el cuidado y la higiene dental; “hay cepillarse después de cada comida”, “no debes acostarte sin lavarse los dientes”, “recuerda usar hilo dental”, etc. Aun así, anualmente millones de personas acuden al dentista por un procedimiento odontológico para mejorar la apariencia de su sonrisa. Las razones pueden ser infinitas, pero lo cierto es que, en una época donde la imagen ha tomado un rol protagónico en la gran mayoría de los ámbitos sociales; todos queremos lucir una dentadura radiante, y más aún saludable. En este sentido, y a pesar de nuevas técnicas vanguardistas la endodoncia siendo uno de los tratamientos odontológicos más utilizados.

Mantener una dentadura natural más allá de razones estéticas, se puede decir que atiende a diversos factores consideraros vitales para las personas, entre ellos; la masticación de los alimentos para una buena digestión o simplemente la correcta articulación de las palabras. Si bien es cierto existen diversos tratamientos para el reemplazo de dientes maltratados, para acceder a ellos debemos superar unas cuantas limitantes, uno sería el costo elevado y segundo los rigurosos cuidados que requieren. Así que, pensando en brindarte las mejores alternativas para tu cuidado e higiene bucodental, hoy te hablaremos de qué es una endodoncia y cuándo es necesario practicarla.

¿Qué es una endodoncia?

Fuente: Jeremy Kemp

Una endodoncia también conocida como tratamiento conducto, es un procedimiento quirúrgico que busca salvar una pieza dental profundamente deteriorada. Consiste en la extracción de la pulpa dental, la limpieza o desinfección de los conductos radiculares, para posteriormente rellenar, y sellar dichos conductos con un material especial biocompatible.

La pulpa dental es el tejido blando que se localiza en la parte más interna del diente, en la cámara o cavidad pulpar; ésta se extiende internamente desde de corona hasta la raíz del diente (conductos radiculares), y contiene al nervio y los vasos sanguíneos. Además de participar en la formación del diente, la pulpa es la responsable su vitalidad, así como de la percepción de los estímulos externos.

A diferencia de otras especialidades dentales, la endodoncia busca preservar la funcionalidad de la dentición natural para evitar la extracción, y la necesidad de recurrir a procedimientos más costosos o a los implantes dentales. Por otro lado, también se ocupa de mantener la salud de los tejidos alrededor del diente endodonciado para prevenir la aparición de nuevas lesiones.

¿Cuándo es necesaria una endodoncia?

Un tratamiento de endodoncia es necesario cuando la pulpa dental sufre alguna lesión, modificación o exposición irreversible que compromete su vitalidad. Esto puede deberse a diversos motivos, pero dentro de los más comunes se encuentran:

  • La presencia de caries profundas: que pueden llegar a generar una infección severa dentro de la cavidad pulpar. En este caso un tratamiento endodóntico se practica para eliminar las bacterias, mantener la salud de los tejidos que lo rodean (hueso y encía), y prevenir la aparición nuevas infecciones.
  • Los traumatismos dentales o fracturas: que causan la exposición la pulpa y necrosis del nervio. Por lo general viene acompañado de dolor intermitente o regular con distintos niveles de intensidad. Aquí el endodoncista, extrae la pulpa dental para eliminar la fuente de dolor, y poder reconstruir la pieza, o dependiendo del grado de la lesión, insertar una corona.
  • Desgaste de los dientes: por roce o abrasión que ocasiona inflamación de la pulpa, aumentando considerablemente la sensibilidad, y no se resuelve con la aplicación de empastes, resina o tratamientos con flúor.

Estos tres factores no son determinantes en la necesidad de realizar un tratamiento endodóntico. Para ello, necesariamente se debe realizar una evaluación por parte del personal sanitario que determine a través de distintas pruebas, el grado de la lesión que tenga la pieza dental. Si requieres de algún descarte y deseas conocer más información, puedes visitar meddicus.com.

¿Cuántos tipos de tratamientos endodónticos existen?

Lo primero que debes saber, es que no todos los dientes tienen la misma cantidad de raíces y en consecuencia de conductos radiculares. Asimismo, aunque lo normal es que cada raíz tenga un conducto radicular, existen variaciones anatómicas en donde pueden haber más de un conducto en una misma raíz. De acuerdo a lo expuesto, un tratamiento conducto se puede clasificar en:

  • Unirradiculares: se practican en piezas dentales con un solo conducto radicular, generalmente en incisivos y caninos

  • Birradiculares: para las piezas dentales con dos conductos pulpares; molares y en algunos casos los premolares

  • Multirradiculares: la pieza dental afectada tiene más de dos raíces, y en consecuencia mayor cantidad de conductos

¿Es doloroso el procedimiento?

Este procedimiento se realiza bajo anestesia local aislando e insensibilizando el diente a tratar durante todo el proceso. En la gran mayoría delos casos resulta indoloro, sin embargo esto dependerá de la tolerancia al dolor y la sensibilidad de cada paciente. Una vez concluido el procedimiento, los tejidos alrededor de la pieza dental suelen terminar inflamados, lo que puede generar pequeñas molestias por un par de días, pero que se pueden controlar con la medicación adecuada.

¿Qué cuidados debe tener un diente endodonciado?

Una pieza dental al que se la ha realizado un tratamiento conducto debe tener los mismos cuidados de higiene bucal que cualquier otro diente. Aún así, una vez finalizado y de acuerdo al tipo de lesión que se haya tratado, el endodoncista informará sobre los cuidados pertinentes o especiales que ayudarán a mantener la dentadura saludable.

Practicar una endodoncia además de ayudar a conservar la funcionalidad la pieza dental natural, siempre será mucho más económico que recurrir a procedimientos estéticos que requieran la extracción del diente. Es por ello, que aún en la actualidad sigue siendo uno de los procedimientos odontológicos conservadores que más se practica ante la presencia de una infección severa por caries o ante un traumatismo que afecte directamente el interior del diente.

También podría interesarte: Prepara deliciosas recetas de postres saludables con whey protein

Salir de la versión móvil