Simplifica tu salud

Simplifica tu salud
Simplifica tu salud

Así es, simplifica tu salud. El no tomar fibra o no usar hilo dental no te hacen mala persona, pero sí te ponen en riesgo. Por ejemplo, lo mejor que puedes hacer es llevar tapones a los conciertos ¿los haces? Claro que no, a menos que quieras parecer un guardia de seguridad.

Hoy en día las personas pasan demasiado tiempo en el trabajo, los niños tienen más actividades fuera del horario escolar; y en general, los horarios están más completos y llenos que las generaciones anteriores. Esto parece enriquecedor pero también es agotador y genera muchos sentimientos de estrés y caos constantes. Algo que sin duda, puede afectar a tu salud en muchos aspectos.

Simplifica tu vida y evita los riesgos
Simplifica tu vida y evita los riesgos

Simplifica tu salud y sigue leyendo, aquí hay reunidas unas opciones. Desde untarse protector solar regularmente, hasta comer seis porciones de frutas y verduras al día.

Si te niegas a tener una dieta alta en fibra: hacer ejercicio aeróbico, particularmente correr, también previene que la comida se mantenga en tu cuerpo demasiado tiempo. Y mientras menos tiempo permanezca el almuerzo pegado en tu colon menos oportunidades tendrá de transformarse en algo feo, o peor, algo canceroso.

Trata de correr durante 20 minutos al día. Lo estas haciendo por tu corazón de cualquier manera.

Si no utilizas el hilo dental una vez por día: lánzate a la tienda por un cepillo eléctrico. Utiliza ondas sónicas invisibles para eliminar la placa que contiene bacterias entre los dientes.

Si no tuviste nueve horas de sueño la anoche anterior: deja de lado la taza de café extra cargado y toma un poco de NADH. Es una coenzima que se encuentra en todo el organismo y proporciona bienestar, a la vez que mejora la salud en general. Esta coenzima que puede aumentar la concentración y la alerta mental.

Si no comes pescado dos veces por semana: no estás perdiendo demasiado, sólo un poco de aceite que puede reducir el riesgo de que sufras un ataque cardíaco, reducir dolores en los músculos a consecuencia del ejercicio, ayudarte a controlar la depresión.

Son los ácidos omega3 de la grasa la magia del aceite de pescado, y afortunadamente han embotellado la sustancia. Si no te gusta el pescado o no puedes adquirirlo fácilmente, los suplementos de aceite de pescado son igualmente buenos.

(También puedes leer: El omega 3 y las propiedades que puede tener en la actividad cerebral)