Viajar durante el embarazo: 10 tips para no correr riesgos

viajar en el embarazo
viajar en el embarazo

Es probable que estos días de vacaciones vayas a realizar algún viaje aunque estés esperando un bebé. Se puede viajar en el embarazo, seguro que ambos agradecéis un descanso.

Tener un bebé no significa guardar el pasaporte en el fondo de un cajón, pues un embarazo no es ningún impedimento, aunque sí que hay que tomar ciertas precauciones.


Lo primero es señalar que el segundo trimestre es el más seguro para viajar, aunque ello no quiere decir que esté prohibido al principio o al final del embarazo, con determinadas salvedades. 


La primera, como es lógico, que se trate de un embarazo de riesgo o se haya recomendado reposo a la embarazada, no importa la etapa de gestación en que se encuentre.


El primer trimestre es delicado para viajar, por lo que se recomienda escoger destinos cercanos. Si sufres náuseas que puedan incrementarse al viajar, no olvides preguntar al ginecólogo sobre algún comprimido inocuo para el bebé que ayude a mitigarlas.

LEER ¿Cómo lavar la ropa de bebé correctamente?

Tips para no correr riesgos al
viajar en el embarazo


Antes de viajar


El momento más aconsejable del embarazo para realizar un viaje es el segundo trimestre. Esto debido a que, antes de la duodécima semana las náuseas y vómitos tendrán demasiado protagonismo como para hacer que disfrutes plenamente del viaje.

A partir de las 28 semanas no es recomendable ir a sitios donde la atención médica no esté garantizada. Además, lo mejor es no viajar si has tenido alguna complicación durante el embarazo.


Antes de viajar hay que realizar una serie de formalidades necesarias. En primer lugar, es necesario hacerse un chequeo de salud. Cada mujer y cada embarazo son diferentes por lo que conviene consultarle al médico o matrona tu deseo de viajar.

Ellos te asesorarán sobre los medicamentos que puedes o no puedes tomar, qué hacer con las vacunas y cómo prevenir enfermedades. También conviene que le pidas tu historial médico con los detalles del embarazo y el tipo de sangre.

Transporte para viajar en el embarazo

Durante el viaje ten presente que es importante mantenerse hidratada, pero no es recomendable ingerir bebidas gaseosas, así como alimentos pesados altos en grasa.

Para que el viaje sea lo más agradable posible, mima tus piernas con masajes cada 90 minutos para evitar que se hinchen por una mala circulación.


Si vas a viajar en avión, tienes que tener en cuenta las restricciones para embarazadas que tiene cada aerolínea. Normalmente, el límite máximo para viajar es de 36 semanas para un embarazo normal.


Una vez pases las 28 semanas algunas aerolíneas te solicitarán una carta de tu médico donde se confirme que, a pesar del estado avanzado del embarazo éste no tiene complicaciones.

A la hora de la reserva, escoge un asiento que dé al pasillo y cerca del aseo. En el vuelo se aconseja beber mucho líquido, dar paseos y utilizar calcetines de compresión para evitar trombosis. 

 Una vez aterrices, sino puedes salir de las primeras espera a que todo el mundo baje del avión para prevenir posibles empujones.

El tren es un medio de transporte muy cómodo, permite mayor libertad de movimientos. Por lo que cambiar de posición, acercarse a la cafetería, al baño… será conveniente durante el trayecto.

No obstante, no hemos de olvidar que el traqueteo puede dar alguna sorpresa, por lo que conviene caminar apoyándose en los asientos junto al pasillo.

Coche

El coche es la mejor opción para los trayectos cortos, muy cómodo para ir a nuestro aire y, siempre con el cinturón de seguridad puesto, descalzarnos o realizar movimientos de pies y piernas para favorecer la circulación.

Además, permite parar cuando se necesite, y no intentar alargar el tiempo de trayecto sin parar. Cada dos horas como mínimo es aconsejable hacer una parada, porque como es lógico en el interior del vehículo no se puede caminar ni ir al baño.

Si tu viaje será en barco, estas son las recomendaciones

viajar en el embarazo
viajar en el embarazo

El viaje en barco puede ser bastante relajado si nos aseguramos que el estado de la mar va a ser tranquila. Pero puede darnos una desagradable sorpresa en forma de oleaje y náuseas.

Existen muchos tipos de viajes en barco: desde simples ferrys que conectan dos lugares cercanos a cruceros de distinta duración, por lo que las consideraciones serán distintas en cada caso.

El crucero puede ser un viaje de relax (lo cual cambiará bastante cuando lleguen los niños) y permite descansar si no nos apuramos con las excursiones en las escalas ni queremos realizar la agenda completa del diario de a bordo.


Distancia del viaje

Si viajas lejos de tu casa, puedes anticiparte y estar segura de que haya buenos recursos de atención médica en el destino. Lleva un registro de tu embarazo.

Incluye las pruebas que te has hecho, los medicamentos que estás tomando, tu tipo de sangre, y cualquier otra información que pueda servir cuando estés fuera de la ciudad.

Si tienes que viajar fuera del país, es importante llevar copias de tus recetas para medicamentos, en caso de que los pierdas. Asegúrate de que tus inmunizaciones estén al día antes de planificar un viaje a países en que son necesarias las vacunas y recuerda que puede que no sea seguro actualizar algunas vacunas durante el embarazo.

Ten en cuenta que los cambios de clima o altitud y el tipo de comida puede producirte más incomodidad cuando estás embarazada. Limita los esfuerzos durante unos días después de llegar al destino, en particular, si el clima es caluroso o la altitud es elevada; esto permitirá que tu cuerpo se adapte a estos cambios.

Con información de www.bebesymas.com







Dejar respuesta

Por favor introduce tu comentario
Por favor introduce tu nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.