El deber de caminar

Hola, es curioso como hoy en día muchas personas olvidan las capacidades motoras de su cuerpo dejándolo todo a manos de una maquina, me recuerda mucho a un capítulo del Laboratorio de Dexter donde conocen a un científico popular al que Dexter admira, este científico se dejó controlar tanto por un bien tecnológico que olvidó un tiempo sus capacidades como ser humano hasta que Dee Dee ayudó a despertar lo que en él había. El cientifico terminó por abandonar la tecnología para dedicarse al baile.

El punto de esto es ver que la sociedad cada vez depende más de la tecnología, olvidando nuestras mismas capacidades. Ya no hacemos cálculos, dejamos que una calculadora inteligente lo haga. Ya no practicamos algún juego tradicional con balón, ahora, simplemente estamos al frente de un televisor con una consola de última generación. Y finalmente, ya no caminamos, utilizamos todo tipo de vehículos que son capaces de transportar nuestro cuerpo con facilidad y no me refiero precisamente a una bicicleta, donde también, la tecnología lo invadió haciendo modelos para evitarnos mayor esfuerzos al pedalear ¿Ya ves a lo que quiero llegar?


Camina más
, tu tienes un cuerpo saludable, aprovecha que eres joven y puedes hacer cosas de las cuales, en unos años, querrías hacer. Si no estás apresurado para llegar a un sitio, camina, así te quede a media hora, lo importante es no depender todo el tiempo de la tecnología, recuerda, no eres un robot, eres un ser humano y tienes la dicha de poseer seis sentidos que ayudan a moldear tu personalidad.

Estarás haciendo ejercicio, quemarás calorías,  evitarás un sedentarismo, mejoramos nuestro estado de animo, consumimos más oxígeno y tenemos beneficios a nivel circulatorio, mejora los tejidos, entre otras cosas qué seguramente me he saltado. También es una buena forma de combatir el estrés y distraernos con lo que vemos.

Así que no hay excusas, camina más y olvídate de hacer trampa con algún medio de transporte al menos que sea necesario, si tienes tiempo suficiente, disfruta el trayecto y que tu camino sea donde te lleven los pies.

Compartir