Prostatitis, problema común que presentan los hombres en la próstata

Prostatitis
Prostatitis

La prostatitis es un trastorno benigno no canceroso producido por una inflamación de la glándula prostática. Se conocen dos tipos de ella: la aguda y la crónica.

La prostatitis aguda aparece de manera repentina y presenta síntomas intensos y severos. A diferencia de esta la prostatitis crónica se desarrolla gradualmente, es recurrente y puede extenderse la infección por tiempo más prolongado. Esta última es difícil de tratar.

Este trastorno es un problema común de la próstata que suele aparecer en hombres menores de 50 años. Según estadísticas por lo menos la mitad de los hombres en algún momento de sus vidas presentaran síntomas de prostatitis. Los problemas prostáticos por lo general son tratados por un urólogo.

Prostatitis. ¿Por qué se produce?

prostatitis
Ella no es una enfermedad contagiosa y tampoco es una enfermedad de trasmisión sexual

Se origina cuando ingresa una bacteria a los conductos prostáticos desde el recto o cuando hay un retroceso de la orina infectada. Ella no es una enfermedad contagiosa y tampoco es una enfermedad de trasmisión sexual. Aunque si puede ocasionarla diversas enfermedades de trasmisión sexual.

Todos los hombres pueden desarrollar prostatitis a cualquier edad pero hay otros riesgos mayores para desarrollar esta enfermedad veamos cuales.

  • Haber tenido infecciones recientes en la vejiga, el tracto urinario o en cualquier otra parte del cuerpo.
  • Alguna lesión o traumatismo del pirineo.
  • Anomalía en el tracto urinario.
  • Tener una próstata agrandada.
  • Mantener relaciones sexuales anales.
  • Algún procedimiento reciente en la que esté incluido un catéter urinario o cistoscopio.

¿Cuáles serían sus síntomas?

Conozcamos algunos síntomas generales más comunes de la prostatitis.

  • Frecuencia y urgencia urinaria.
  • Ardor y dolor al orinar.
  • Tener un flujo de orina reducido.
  • Sentir dolor y/o presión en el recto.
  • Presentar fiebre y escalofríos (solo cuando hay infección aguda).
  • Dolor en la zona inferior de la espalda y/o en la pelvis.
  • Segregar flujo por la uretra al evacuar.
  • Perdida del deseo sexual.
  • Tener sensaciones pulsantes en el recto o en los genitales.

Compartir

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here