Cáncer de próstata y la terapia de privación de andrógenos

cáncer de próstata

Cáncer de próstata y la terapia de privación de andrógenos. Como la testosterona puede ayudar a crecer los tumores de la próstata a menudo reciben un tratamiento de supresión hormonal.

Este tratamiento en sus etapas iniciales aumenta el riesgo que un hombre sufra de insuficiencia cardíaca. El tratamiento en cuestión se llama terapia de privación de andrógenos.

Según Reina Haque se debe minimizar los efectos de dicha terapia haciendo seguimiento al cáncer de próstata cuando es localizado. Reina Haque es autora del estudio e investigadora del Departamento de Investigación y Evaluación de Kaiser Permanente del Sur de California.

Cáncer de próstata, minimizar los efectos de la terapia de privación de andrógenos

El consejo de Haque es que los pacientes deberían realizar cambios en el estilo de vida saludables para el corazón. De hecho, los médicos deben monitorizar constantemente a los pacientes y estar atentos a cualquier señal temprana de enfermedad cardíaca.

Una experta de cáncer de próstata reviso el estudio y estuvo de acuerdo.

La Dra. Elizabeth Kavaler indicó que los nuevos datos son importantes porque permite decidir qué tratamiento se debe realizar. La Dra. Elizabeth Kavaler es especialista en urología del Hospital Lenox Hill, en la ciudad de Nueva York.

Según Haque, en los últimos años se ha expandido el uso del tratamiento de privación de andrógenos para el cáncer de próstata. El tratamiento es restringido cuando el cáncer de próstata está avanzado.

Por lo que actualmente es administrado a hombres con cáncer de próstata en su etapa inicial sin propagación a otras partes del cuerpo. No se ha investigado la seguridad y la efectividad de la terapia de privación de andrógenos para estos hombres. El Dr. Nachum Katlowitz indica que cualquier tratamiento que se realice conlleva riesgos.

La opción de no dar un tratamiento a un hombre con un cáncer en la próstata también implica riesgos. Del médico depende trabajar con el paciente y decidir si los beneficios superan los riesgos y efectos secundarios concluyó Katlowitz.

El Dr. Nachum Katlowitz dirige el departamento de urología del Hospital de la Universidad de Staten Island, en Nueva York.

Si te gustó este artículo no olvides compartirlo en tus redes favoritas!