Genes de la obesidad: pueden engordarte, pero sí lo puedes controlar

Genes de la obesidad

No culpes en todo a tu ADN porque no puedes permanecer delgado. Aquellas personas que cargan los genes de la obesidad tienen tendencia a ganar más peso si no hacen ejercicios y no duermen suficiente. Así lo indicó Timothy Frayling quien es  profesor en la Facultad de Medicina de la Universidad de Exeter, en Inglaterra.

Es imposible cambiar los genes pero es parte culpable del peso dijo Frayling. ¿Qué significa eso? que incluso una persona con inclinaciones genética a aumentar de peso pueden controlarlo si se alimenta bien y hace ejercicios.

La investigación consistió en seguir unos patrones de actividad física y sueño de unas 85.000 personas. Sus edades oscilaban entre los 40 a 70 años y fue realizado en Inglaterra. Los investigadores pudieron estimar la cantidad de ejercicios y la calidad de sueño haciendo que los participantes usaran un acelerómetro.

 Genes de la obesidad. El riesgo genético

El riesgo genético para cada persona se calculó por una puntación según los investigadores. Se basaron en 76 variantes comunes que es sabido que influyen en un mayor riesgo de obesidad.

La genética solo explicó una parte en el riesgo de obesidad de una persona concluyeron los investigadores.

Veamos un ejemplo. Una persona con una estatura promedio que tuviera al menos 10 factores de riesgo genéticos de la obesidad. Esta aumenta un promedio de peso de 8 libras (3.6 kilos) en el transcurso de su vida si es sedentario. Si hace actividad física solo aumenta unas 6 libras (4 kilos) apuntaron los investigadores.

Los resultaron fueron iguales con el factor de la falta de sueño.

¿Qué es la obesidad?

Según el Dr. Mitchell Roslin la obesidad es una enfermedad del almacenamiento de la energía que es provocada por desequilibrios hormonales. La genética tiene un rol pero en la expresión genética también influye la actividad y el ambiente.

El Dr. Mitchell Roslin es jefe de cirugía de la obesidad en el Hospital Lenox Hill en Nueva York.

Si te gustó este artículo no olvides compartirlo en tus redes favoritas!