Las principales lesiones en la columna vertebral por mala postura

lesiones en la columna vertebral por mala postura
Vía Pexels

Una de las tantas consecuencias que ha traído el coronavirus a nuestras vidas, es pasar más tiempo en casa, algo que para muchos ha sido una bendición, para otros, no tanto. Lo cierto es que, cada día son más las actividades cotidianas que realizamos sin salir de nuestro piso; teletrabajamos, pedimos la compra online, hacemos rutinas de ejercicios, etc. Y la verdad, después de tantos meses, resulta bastante fácil adoptar algunas costumbres, o enloquecer por querer salir de la rutina; es allí, donde peligrosamente adoptamos hábitos que sin querer, nos pueden generar posibles lesiones en la columna vertebral por mala postura.

La columna vertebral o espina dorsal; es todo ese conjunto de huesos, músculos, vértebras y demás tejidos que comienza en la base del cráneo, y culmina en la parte baja de la espalda (coxis o cóccix). Una mala postura recurrente, un simple movimiento involuntario, o un exceso de fuerza, basta para provocar una lesión; y, si no lo tomamos con cautela, ésta puede afectar severamente nuestra salud.

Principales lesiones que puedes sufrir en la columna vertebral por una mala postura

dolor lumbar
Dolor lumbar – Extraído de https://columnavertebral.net/

Cuando somos jóvenes, nos creemos inmune a muchas enfermedades que consideramos «de personas mayores»; esto con frecuencia nos lleva a actuar imprudentemente sin pensar en las consecuencias. Es por eso, que a nadie sorprende que una gran número de lesiones en la columna vertebral por mala postura, se produzcan en personas con edades comprendidas entre los 25 y 45 años.

Lumbagia

También conocido como dolor lumbar o lumbago, una de las lesiones musculoesqueléticas más comunes de la espina dorsal. Se presenta con dolores leves, moderados o agudos en la zona media baja de la espalda; esto, como consecuencia de una mala postura prolongada, de una carga excesiva de peso, falta de movimiento o estiramientos, fisuras, entre otros. Los dolores producidos por una lumbagia, por lo general son tratados con la automedicación de analgésicos, relajantes musculares o masajes fisioterapéuticos. En caso el dolor sea crónico, y no seda al paso de un par de semanas, se recomienda consultar con un especialista.

Dorsalgia

El dolor dorsal o dorsalgia, es una lesión bastante común dentro de la población adulta en edad laboral; tiene un alto índice de recurrencia en personas que permanecen muchas horas en la misma postura, carecen de sillas ergonómicas, o tienen el ordenador de un lado del escritorio. Se presenta con dolores fuertes o agudos en la zona alta de la espalda, a la altura de los omóplatos, puede ser en uno de los lados o en ambos, y este suele «mejorar» al aplicar presión sobre la zona. La dorsalgia, debe ser diagnosticada y tratada a tiempo por un especialista ya que un dolor dorsal crónico puede llevar a la incapacidad.

Cervicalgia

Otra de las lesiones en la columna vertebral por mala postura es la cervicalgia; un dolor de moderado a agudo que se presenta en la parte posterior del cuello. Puede venir acompañado de dolores de cabeza, sentimiento de fatiga u hormigueo, y adormecimiento en los brazos. Las causas de la cervicalgia pueden deberse al estrés crónico, a una postura prolongada con la vista hacia abajo, una carga excesiva sobre los hombros, o incluso una posición incómoda para dormir. Se recomienda la atención médica si no se observa mejora luego de corregir postura, si los analgésicos no dan resultados contra el dolor, o si este se extiende a los brazos y piernas.

Cifosis

La cifosis es una enfermedad que produce una curvatura o arqueamiento de la columna vertebral, dando a quien lo padece, un aspecto jorobado. Si bien es cierto, en pacientes adultos, esta patología está ligada a enfermedades degenerativas o de desgaste en los huesos (como la osteoporosis); ésta también puede presentarse por lesiones a causa de fuertes traumatismos. El tratamiento para la cifosis incluye por lo general medicinas para aliviar el dolor, fisioterapia, soportes para corregir postura, y en ocasiones cirugía espinal.

Tortícolis

Por su parte, la tortícolis es una afección que provoca una contractura en los músculos del cuello que impide o limita su movilidad. Durante esta contractura, que por lo general suele durar un par de días, el mentón se inclina hacia un lado provocando dolor de moderado a agudo al intentar rotar la cabeza. Algunos casos son hereditarios o se presentan desde el nacimiento por una mala postura dentro del útero, en el caso de adultos; como consecuencia de movimientos fuertes involuntarios, mala higiene postural, horas de sueño incómodo.

Recomendaciones para evitar lesiones en la columna vertebral por mala postura

dolor de espalda
El dolor de espalda fácilmente puede ser tratado con fisioterapia

Las siguientes recomendaciones aplícalas, tanto en la actualidad, si trabajas, estudias, o te ejercitas desde casa, como cuando vuelvas a tu rutina habitual.

  • Utiliza sillas y mesas para ordenadores ergonómicas
  • El ordenador debe estar a la altura de tus ojos (no debes bajar la mirada)
  • Haz pausas activas y estiramientos al menos 2 veces durante tu jornada laboral
  • No utilices el ordenador por varias horas desde la cama o el sofá (por muy cómodo que sea)
  • Precalienta tu cuerpo y realiza estiramientos antes de iniciar una rutina de ejercicios
  • No levantes más peso del recomendado (lo ideal es un peso que te permita de 12 a 15 repeticiones sin perder postura)
  • Evita las fajas «correctoras de postura»
  • Si estás sólo en casa, evita realizar actividades que puedan ocasionar un accidente
  • Camina derecho, espalda recta, mirando siempre al frente
  • Duerme al menos 8 horas al día, y adopta una buena postura de sueño
  • Trata en lo posible de no automedicarte

Por último, la mejor recomendación ante cualquier lesión en la columna vertebral por mala postura que provoque molestias o dolores prolongados, es recurrir a los especialistas para un tratamiento oportuno. Hay que recordar que muchas veces la automedicación puede resultar incluso peor que la misma enfermedad.

También podría interesarte: Guía básica de un seguro de vida