Placentofagia: comerse la placenta después de morir, tendencia con riesgo

Placentofagia

Varias estrellas de Hollywood publicitan la placentofagia en sus redes sociales. Todas transforman la placenta en píldora liderando esta tendencia.

Los especialistas advierten de posibles problemas de salud que podrían generarse producto de este nuevo hábito tan popular en Hollywood.

Según una investigación no se ha encontrado evidencia científica sobre los beneficios de la placentofagia.

Placentofagia ¿En qué consiste?

Es el acto de comer la placenta cruda, cocida o en forma de píldora.

La función primordial de la placenta la cumple durante el desarrollo del bebe porque es el primer órgano que se forma. Esta es una masa esponjosa que está adherida al útero. Ella establece el intercambio de oxígeno y sustancias nutritivas entre la madre y el embrión. Además, actúa como un filtro que absorbe y protege al feto de las toxinas y los contaminantes. Su peso aproximado es de 0,45 kg.

Según Daniel Benyshek la placentofagia se conoció durante la década de los sesenta en EEUU. Asimismo estaba asociado a prácticas como el parto natural o dar a luz en casa en vez de acudir al hospital. En los últimos diez años es que se ha popularizado esta práctica. Existen incluso recetario para prepararla de manera casera.

El problema radica en el desconocimiento que hay en el tema de parte de los médicos y madres. Tampoco hay suficientes investigaciones y regulación sobre cómo se almacena y se prepara.

Varios mitos ha desmentido el diario español

No es una gran fuente de hierro

Muchas embarazadas necesitan suplementos de hierro después del parto pero comer la placenta no ayudará en eso.

No ayuda a superar la depresión post- parto

En este sentido, investigadores de la Universidad de Nevada desmontaron la teoría de que estás píldoras mejoraban el estado de ánimo, la fatiga y regulaban los niveles hormonales.

Elaborarla puede ser poco seguro

Si no se filtra los residuos y los nutrientes adecuadamente pueden pasar enfermedades o infecciones.

Si te gustó este artículo no olvides compartirla en tus redes favoritas!