Trastorno bipolar: se puede predecir el riesgo en niños con antecedentes familiares

Trastorno Bipolar

Se desarrollo una herramienta para predecir el trastorno bipolar en quienes tienen antecedentes familiares. Un grupo de investigadores desarrolló esta herramienta. Ella podría predecir quienes desarrollarían este trastorno en unos cinco años. Se utilizaron datos de un grupo de niños que tenían antecedentes familiares con el trastorno del espectro bipolar.

La herramienta logró identificar qué niños entre 6 a 17 años podrían desarrollar el trastorno bipolar. También permitió señalar los síntomas predictores importantes. La información fue suministrada por Daniella M. Hafeman, de la Universidad de Pittsburgh, y sus colegas.

Los niños con trastorno bipolar experimentan cambios repentinos en su estado de ánimo. En la herramienta se incluyó síntomas como estado de ánimo y ansiedad. También el funcionamiento psicosocial general y la edad de los padres antes del trastorno.

Trastorno bipolar, resultados del estudio

Los resultados pudieron compararse con las calculadoras de riesgo desarrolladas con anterioridad. Estas se usaron para identificar otras enfermedades. Tales como: enfermedades cardiovasculares, cáncer colorrectal e incluso la psicosis.

En ocasiones pasa un largo tiempo desde que aparecen los síntomas hasta que son diagnosticados adecuadamente con el trastorno. Esto lo indica estudios realizados en Australia. El tiempo sin ser diagnosticado, podría ocasionar la aparición constante y de mayor gravedad de esta afección psiquiátrica.

En la nueva investigación alrededor de 412 niños fueron seguidos en un lapso de tiempo de 9 años.

Lo importante del estudio es que probo el tiempo en que se desarrolla el trastorno y predijo cuando iniciaba el siguiente episodio.

Hay mayor riesgo de sufrir del desorden del espectro bipolar si aumentan el humor y la ansiedad. Además, que tenga un funcionamiento general bajo y un padre muy joven con trastorno bipolar.

Esta herramienta pueda ser incluida en evaluaciones diarias. Para lograr esto se debe validar en investigaciones futuras la calculadora de riesgo en un entorno clínico. Indicaron médicos holandeses.