Home PSICOLOGÍA 5 señales que indican que sufres una adicción

5 señales que indican que sufres una adicción

señales que indican que sufres una adicción

Cuando una persona sufre de un trastorno por consumo de sustancias o una conducta adictiva hacia la práctica de alguna actividad, reconocerlo le resulta extremadamente difícil. Generalmente, y quizás una de las principales causas por las que un adicto cae en dependencia, es porque desde el principio de la misma se encuentra en constante negación. Las frases como “lo tengo bajo control” o “cuando quiera lo dejo” se vuelve su mantra del día a día, tanto para sí mismos, como para quienes en cierto modo le manifiestan alguna preocupación. Lo más triste de todo, es que cuando realmente se dan cuenta que han llegado al punto de la adicción, el hábito está tan arraigado en ellos que superarlo se torna prácticamente imposible por cuenta propia.

No obstante, de acuerdo a este Centro de Tratamiento de Adicciones detectar tempranamente las señales que indican que sufres una adicción puede marcar una enorme diferencia en tu tratamiento de desintoxicación o deshabituación según sea el caso. Precisamente por ello, en este artículo buscamos clasificar cinco conductas inequívocas que se relacionan con un trastorno adictivo, de manera que cualquier persona que las padezca pueda buscar la ayuda profesional necesaria y más importante aún, oportuna.

¿Cómo saber si sufres una adicción?

Si bien es cierto, la forma “oficial” y más responsable de determinar si una persona es adicta o no es por medio del diagnóstico de profesionales en el área. ¿Las razones? Muy sencillas, y es que no siempre tener hábito nocivo o conducta reiterativa está necesariamente relacionado con un comportamiento adictivo, aunque éstas sí que pueden dar pie al desarrollo del mismo.

Aún así, siempre será recomendable saber identificar a tiempo las siguientes señales que indican que sufres una adicción:

1. El hábito se relaciona con la sensación de bienestar

El consumo de drogas ilegales, de alcohol y algunas adicciones conductuales como la ludopatía, en su inicio están directamente relacionadas con la idea de divertirse, pasarlo bien y hacer “cosas diferentes”. No obstante, en cierto punto  la práctica continuada hace que se comience a recurrir al hábito para imitar esos sentimientos, especialmente cuando tenemos la necesidad de influir en el estado de ánimo. Es decir, ante sentimientos negativos como la tristeza, soledad, frustración o malestar general, buscamos solucionarlos por estos medios. Este escenario se vuele una constante cada vez más frecuente.

2. Se intenta dejar el hábito, pero no se consigue

Es probablemente una de las más claras señales que indican que sufres una adicción, la falta de determinación y la debilidad ante la necesidad de consumo. Comienzas a tomar consciencia de la magnitud del problema, incluso del daño que te está ocasionando por lo que propones dejar el hábito. Sin embargo, cuando aparece el deseo o se materializa la oportunidad de consumo, te resulta imposible mantener una postura firme y negarte a él.

3. Pérdida de interés por situaciones ajenas al consumo o conducta adictiva

El hábito de consumo se vuelve en la prioridad principal, más allá de las obligaciones personales, laborales o familiares. Es común que se comiencen con las excusas para faltar algún compromiso, que se deje de frecuentar al circulo cercano de amigos, se gasta más de la cuenta en mantener el vicio, dando paso al invento de mentiras o justificaciones. Asimismo, aquellas actividades que con anterioridad tenían nuestro interés pasan a segundo plano, siendo únicamente sustituidas por el placer de la conducta adictiva. 

4. Cambios repentinos de humor

Bien sea por el mismo consumo o por la falta de este, constantemente te encuentras en situaciones en la que tu estado anímico te genera ciertas dificultades o problemas en tu entorno. Te muestras irritante, defensiva o agresivo, especialmente cuando personas cercanas te manifiestan muestras de preocupación. 

5. La adicción comienza a afectar cada área de tu vida

Llegado a este punto, probablemente la necesidad o nivel de consumo sea totalmente incontrolable. Ya no sólo te afecta directamente en tu salud física y mental, sino que comienza a invadir y perjudicar otras áreas de tu vida. Puedes comenzar a experimentar consecuencias a nivel laboral como un despido, así como un deterioro irreversible a nivel familiar. Lo que muchas personas podrían definir como el “toque de fondo” en la que necesariamente requieres de ayuda profesional.

Lejos de lo que muchas personas piensan, superar una adicción por cuenta propia no es algo muy común, de hecho, podría decirse que ni siquiera es realmente posible. Por ello, si te sentiste identificado con algunas de las señales mencionadas en este artículo, es importante que tu siguiente acción sea buscar asistencia terapéutica para iniciar un tratamiento adecuado. Ten en cuenta que el primer paso y quizás el más difícil de dar, es el reconocimiento del problema y sí ya estás en ese punto, lo demás te será más sencillo de asumir con la ayuda necesaria.

También podría interesarte: Los mejores métodos para la esterilización de materiales de laboratorio

Salir de la versión móvil