Cada zona del organismo nos envía mensajes constantemente, ¿sabes escucharlos?

Cada zona del organismo
stas nos indican que existe algún tipo de desequilibrio en nuestras vidas

Cada zona del organismo nos envía mensajes constantemente

Cada zona del organismo nos envía mensajes constantemente, te preguntamos ¿sabes escucharlos? Especialmente si te das cuenta que tienes problemas emocionales y que no has podido encararlo o no sabes cómo hacerlos. Es bueno que atendamos esas señales. Estas nos indican que existe algún tipo de desequilibrio en nuestras vidas. Muchas de estas señales corporales son muy comunes y casi siempre la pasamos por alto.

No son enfermedades en sentido estricto sino problemas emocionales que hacen presencia en el cuerpo y que son muy frecuentes.

Prestémosles atención

Dolor de cabeza: El dolor de cabeza se resumen en una sola palabra, tensión. Existen fuerza  internas que se contraponen. Por lo general es el deseo de hacer las cosas completas y bien pero se interpone el factor tiempo.

Cada zona del organismo
No son enfermedades en sentido estricto sino problemas emocionales que hacen presencia en el cuerpo y que son muy frecuentes.

Dolor en el cuello: Un cuello muy rígido y con dolor es una señal de una extrema rigidez.  No es precisamente en todos los aspectos de la vida pero si en uno en particular: en la dificultad de perdonar.

(Lee también: Noni: principales beneficios que aporta al organismo

Rigidez y problemas en los hombres: El dolor de hombres habla de problemas emocionales que están asociados a la presión excesiva. Tal vez una responsabilidad que no te corresponde o un compromiso que no sientes que puedes cumplir.

Molestias en la parte superior de la espalda: Si sientes dolor en la parte superior de la espalda probablemente te sientas solo en la parte emocional. Es una señal que habla de dificultades para relacionarse con los demás.

Problemas en la espalda baja: También tiene que ver con sobrecarga pero no está relacionado con excesiva responsabilidades abstractas. Suele relacionarse a preocupaciones de tipo material o económico.

Dolor en las manos: Cuando registras este tipo de dolor es bueno que prestes atención en los vínculos con las demás personas. En especial con aquellas más cercanas.

Problemas con las rodillas: Casi siempre están relacionadas con una exacerbación del ego. Indica la necesidad de salir de ese círculo que impide que no nos mostremos generosos ante los demás.

(Lee también: Síndrome Obsesivo Compulsivo: señales que nos alerta de su presencia)