El ejercicio físico durante el embarazo: para mantener sana y feliz

El ejercicio físico durante el embarazo

Esta más que recomendado

El ejercicio físico durante el embarazo esta mas que recomendado. A menos que tengas algún problema de salud o que tú embarazo tenga complicaciones. El Colegio Americano de Obstetricia y Ginecología recomienda el ejercicio físico regular. Sera suficiente solo 30 minutos al día prácticamente todos los días de la semana. Se recomienda ejercicios aeróbicos de bajo impacto.

(Lee también: Ejercicios para trabajar la entrepierna favoreciendo otras aéreas de tu cuerpo)

Es aconsejable que hagas los ejercicios con la guía de un monitor o especialista en educación física. Antes de comenzar cualquier actividad física durante el embarazo debes siempre consultar con tu médico.

El ejercicio físico durante el embarazo. ¿Qué tipo de ejercicio son bueno en esta etapa?

Caminar. Es uno de los más recomendados y se puede realizar en todas las etapas del mismo hasta el final. Favorece la llegada del bebé en los últimos meses. Alivia la hinchazón de pies  y piernas o el estreñimiento. Por otra parte, te va a permitir mantener un peso adecuado sin forzarte demasiado.

El ejercicio físico durante el embaraz
Es aconsejable que hagas los ejercicios con la guía de un monitor o especialista en educación física.

Ejercicio en el agua.  También está altamente recomendado. Por la ingravidez que proporciona el agua los músculos y las articulaciones no se ven sobrecargados. Están los ejercicios como el aquaeróbic  o la natación. Con ellos te ayudaran a tener una musculatura más fuerte o reducir posibles problemas como dolores de espalda.

Yoga. Practicar yoga te ayudará a relajarte y a tener una mejor postura. También podrás reducir posibles dolores lumbares y aliviar la tensión y el estrés. No debes olvidar consultar con el especialista en esta actividad física. Conociendo tu condición puede diseñarte una rutina ideal y sin contraindicaciones.

Pilates. Te ayuda a fortalecer el abdomen, la espalda y el suelo pélvico. Tampoco sobrecargas las articulaciones, puede ser un ejercicio para el embarazo altamente recomendado. Ayuda a prevenir los dolores de espalda,  mantener el equilibrio, controlar la respiración y relajarte. Se enfoca también en el fortalecimiento de la musculatura de la zona pélvica. Si incluyes los ejercicios Kegel te beneficiará aún más.

(Lee también: Tonifica tus brazos desde casa)