Ejercicios para trabajar la entrepierna favoreciendo otras aéreas de tu cuerpo

Ejercicios para trabajar
Para lograr un cuerpo atlético es importante también tonificarlo.

Será  importante para un cuerpo atlético

Los  ejercicios para trabajar la entrepierna también nos pueden ayudar a tonificar otras zonas del cuerpo. Estas son actividades completas muy recomendables para lograr un trabajo integral.

(Lee también: Pilates una forma de equilibrar tu cuerpo y tu mente)

Esta es una zona de acumulación de grasa que casi nunca la trabajamos. Sin embargo, para lograr un cuerpo atlético es importante también tonificarlo. Aquí te  mostraremos una rutina de ejercicios completa para fortalecer los muslos y la entrepierna.

Ejercicios para trabajar esa zona no acostumbrada a ejercicios físicos intensos

Puedes combinar todos estos ejercicios con otros tipos para trabajar otras zonas como el pecho y el abdomen, entre otros.

Zancadas cruzadas. También podrás trabajar con los glúteos y será un ejercicio completo para toda la pierna.

Ejercicios para trabajar
Puedes combinar todos estos ejercicios con otros tipos para trabajar otras zonas como
  • Colócate de pie y con las piernas totalmente rectas.
  • A continuación da zancadas alternando cada pierna de modo que las dos rodillas formen un ángulo de 90 grados.
  • Finalmente, vuelve a la posición inicial para volver hacer el movimiento.

Dobleces de rana. En este ejercicio no te cansaras tanto como con el anterior.

  • Acuéstate en suelo con la espalda y lo brazos apoyados al suelo.
  • Flexiona las piernas y luego las llevas al pecho.
  • Finalmente las vuelves a estirar formando un ángulo obtuso con ellas y el tronco. Evitemos tocar el suelo con las piernas.

Batalla de tijeras para trabajar la entrepierna

  • Acuéstate boca arriba con los brazos estirados y apoyados en el suelo. Levanta las piernas de forma alterna, manteniéndolas rectas y evitando que toquen el suelo.

Sentadillas. Puedes añadirle peso a este ejercicio.

  • Colócate de pie y con la espalda recta.
  • A continuación abres las piernas hasta sobrepasar la altura de los hombros y bajas el tronco hasta alcanzar la altura de las caderas.
  • Por último, vuelve a la posición inicial. Debes hacer el ejercicio de manera lenta para evitar lesiones.

Zancadas laterales. Conseguirás un efecto parecido a las zancadas cruzadas

  • Colócate de pie y con la espalda recta.
  • Abre una de las piernas y mantenla recta, mientras flexiona la otra y bajas ligeramente el tronco para acompañar el movimiento.

(Lee también: 5 rutinas de ejercicios que son fáciles de hacer en la casa)