La falta de deseo, ¿Por qué pasa esto? consejos para recuperarlo

La falta de deseo
Podemos estar enamorados de nuestra pareja y a veces no tenemos ganas de mantener relaciones sexuales

La falta de deseo, motivos físicos y psicológicos

Hay ciertas circunstancias que pueden ser enemigas de la falta de deseo. Tal vez estamos demasiado cómodos en nuestra zona de confort; quizás sea por la rutina, la monotonía o consecuencia del estrés. Motivo de esto será importante aprender a innovar para encontrar la solución.

(Lee también: nervio clave de la mujer ubicado en el tobillo provoca un mayor deseo sexual)

Podemos estar enamorados de nuestra pareja y a veces no tenemos ganas de mantener relaciones sexuales. Entonces nos hacemos una pregunta ¿Por qué pasa esto?

Son mucho los motivos que pueden ocasionarlos desde físicos hasta psicológicos.

  • Consumo de antidepresivos.
  • Enfermedades endocrinas.
  • Problemas hormonales.
  • Estrés, ansiedad o depresión.
  • Cansancio, fatiga.
  • Baja autoestima.

Consejos para recuperarlos

Conoce mejor tu cuerpo: Debes conocer que te excita, que te da morbo; cuáles son tus zonas erógenas, que te gusta probar y que te da vergüenza decirlo. Un elemento importante para que explores tu cuerpo y tus necesidades es la masturbación.

Rompe la rutina: Explora otros terrenos, crea nuevas situaciones, has cambio de roles, pruebas nuevas posturas. Además, el practicar masajes con aceites esenciales, darse un baño con espuma romántico, son excelentes opciones  para alejarnos de la rutina.

Comunícate más con tu pareja: Por otro lado, hablen de cómo se sienten. Expresen lo que realmente necesitan para poder excitarse más o la mejor manera para motivarse.

La falta de deseo
…en ocasiones nos distanciamos mucho emocionalmente

Aumentar el afecto. Acérquese más a su pareja. Por otro lado, en ocasiones nos distanciamos mucho emocionalmente lo cual repercute en que baje el deseo sexual. Busquen un placer más sensual donde los besos y caricias sean los protagonistas. Esto permitiría fomentar un ambiente adecuado con velas, baño de espuma o masturbarse mutuamente.

Controlar los niveles de estrés. Tratar de mantenerse relajados de modo que los factores emocionales y físicos no afecten el deseo. Si realizas ejercicios físicos te ayudara a mejorar tu bienestar interior y liberar hormonas sexuales.

Vitaminas y minerales. Inclúyelas en tu dieta y asimismo algunos potenciadores naturales como el ginseng o la maca.

Lo mejor es que lo hables con tu pareja y entre ambos traten de buscar la solución más adecuada.

(Lee también: Fantasías más comunes que estimula el deseo sexual femenino)