¿Y que hago con mi hijo desobediente?

Mi hijo desobediente
Mi hijo desobediente

¿Y que hago con mi hijo desobediente?

La desobediencia de los niños pequeños en edades comprendidas de los 2 a los 5 años es una etapa donde buscan definir su identidad, y les lleva a resistirse a las reglas que se les impone. Lo importante es no dejar que estas conductas se incrementen, reconociéndolas e identificando las posibles causas.

Mi hijo desobediente ¿Qué hacer?

El primer paso debe ser identificar las conductas que le llevan a ser desobediente y cuando llega a ser excesivo y suponer un problema a futuro de continuar así. La motivación que se les debe dar a los niños con conductas desobedientes es lo primordial.

Se le debe reforzar las conductas positivas e ignorar las negativas, muchas veces resulta bastante difícil para los padres ignorarlos. Debemos aclarar que ignorar una conducta negativa no es aceptarla para que este pase desapercibido.

Mi hijo desobediente
Mi hijo desobediente

El desafío para los padres es no perder el control ante la mala conducta y de manera tranquila pero firme, colocarse a la altura del niño y dejarle en claro que su conducta no esta bien y no es la que se espera, además de explicarle que posiblemente tenga consecuencias y más de mantener la misma conducta.

Para limitar las conductas que están bien y las que no, lo mejor es establecer limites y normas. Se deben adaptar a la edad de cada niño, sin dejar de ser claras y razonables. No subestime explicarle cada norma al niño y las consecuencias de su transgresión como los beneficios de su cumplimiento.

«Entorno difícil, niños difíciles»

Las rutinas son aliadas para encaminar el buen comportamiento de los niños y más de los niños desobedientes. Procura mantener horarios, normas y un ritmo de vida estable y consecuente. De esta forma se puede establecer un orden además de un equilibrio tanto en la vida del niño como en la de la familia en general.

Los niños son muy inteligentes y aunque no deciden conscientemente comportarse mal solo para acabar con la paciencia de sus padres, si llegan a ese comportamiento para llamar la atención o producto de un ambiente poco armonioso sin límites, donde le resulte precisamente tener limites cuando nunca los ha tenido.

Coméntanos como abordas tú las conductas desobedientes de tu hijo.

(Puedes leer también: ¿Qué hacer ante la gripe común?)