Síndrome Anna Karenina, un amor intenso que llega a la obsesión

Síndrome Anna Karenina
Es un trastorno en el que se ama intensamente y de manera descontrolada.

Síndrome Anna Karenina, ¿obsesión de amor?

Los afectados por el síndrome Anna Karenina traspasan la línea hacia la obsesión dejando de lado su propio bienestar. Aquí te la daremos a conocer para que no caigas en esta situación.

Pero ¿en qué consiste el síndrome de Anna karenina? Es un trastorno en el que se ama intensamente y de manera descontrolada. Se deja de lado todo, incluyendo bienestar físico y equilibrio emocional, para estar con la otra persona deseada.

Su nombre proviene de la novela 1877 escrita por León Tolstoi. El libro explica como los sentimientos de Anna la llevan a la obsesión. A duras penas trata de mantener lo que piensa es amor verdadero.

Las personas con este síndrome piensan que son felices. La mayor parte del tiempo se sienten angustiados e inseguros por el miedo a que la relación termine. Este enamoramiento enajenado y sin control es más habitual de lo que pensamos.

Síndrome Anna Karenina
Es un amor ciego y no entiende razones.

¿Qué lo caracteriza?

Se caracteriza por una fuerte atracción que origina  una necesidad afectiva, una idealización y magnificación de la otra persona. Es un amor ciego y no entiende razones. Es capaz de cualquier cosa por estar juntos y por lo general deja atrás a sus amigos y familiares.

(Lee también: El amor es el centro del bienestar)

Según el psicoterapeuta Jorge Bucay no debemos pretender que nos quieran de la misma forma a como lo hacemos nosotros. El amor esta para hacernos mejores y aportar, no para limitar y quitar.

Algunos consejos para no caer en el síndrome Anna Karenina

  • Evite buscar una pareja a toda costa: esto es un grave error ya que no serás selectivo a la hora de buscar pareja y te aferraras a cualquiera.
  • Valórate: No te limites a la vida en pareja, hay mucho más allá.
  • Mantén la individualidad: Respeta tu propia libertad y la de tu compañero.
  • Tú eres la prioridad: Lo más importante de la vida eres tú, no dejes de hacer lo que te gusta por imposiciones de los demás.
  • El amor con los ojos abiertos: Intenta ser consciente de todo lo que ocurre, tanto en lo bueno como en lo malo.

(Lee también: El enamoramiento y nuestro cerebro)