Vitíligo, pérdida de pigmentación de la piel

Vitíligo, pérdida de pigmentación de la piel
Vitíligo, pérdida de pigmentación de la piel

Vitíligo, es una enfermedad de la piel como consecuencia de la pérdida de pigmentación como resultado de las alteraciones de las células que lo generan denominado melanina. Así, esta insuficiencia se manifiesta en forma de manchas blancas en la piel. Es una enfermedad habitual que afecta al 1 o 2 por ciento de la población, generalmente de edades inferiores a los 20 años y superiores a los 50.

De tal manera, el grado de pérdida de melanina puede cambiar según la placa de vitíligo. Puede comenzar con una pérdida rápida y continua. Consecutivamente, hasta que se detiene de pronto, sin razones conocidas. Es usual que se alteren ciclos de vitíligo activo, frente a otros periodos de vitíligo estable.

Si bien, no existe una causa concreta por la que se desarrolle esta patología. Una de las teorías más aceptadas en este momento, es que se trata de una dificultad del sistema inmune del organismo. Por el que reacciona contra las células pigmentarias del cuerpo.

Por otro lado, existe una teoría que asevera que las catecolaminas (neurotransmisores segregados en las terminaciones nerviosas y vertidos en la sangre); tienen efectos tóxicos en las células pigmentarias y esto produce los parches de despigmentación en la piel.

Una de cada cinco afectados posee algún familiar con esta enfermedad. Por lo que podría haber un componente genético entre las causas de esta enfermedad.

Síntomas del vitíligo

Se muestra en la piel únicamente, con la aparición de zonas irregulares carentes de melanina de diversos tamaños. Con tendencia a la simetría entre ellas. En algunas ocasiones se pueden apreciar puntos más oscuros como consecuencia de la repigmentación, comúnmente alrededor del vello.

De modo que, la gravedad y rapidez de la pérdida de la pigmentación varía según el paciente. Los síntomas serán más evidentes en pacientes con la piel más bronceada. Las personas de piel clara, lo notarán en verano al coger color. En los casos más severos de vitíligo, el enfermo ha llegado a perder la totalidad de la pigmentación de la piel.

Las zonas más frecuentes para la aparición de las manchas son:

Las axilas y la ingle.
El ombligo.
Zonas descubiertas como la cara (boca, fosas nasales y ojos) y las manos.
Los genitales.
Áreas rectales.

Finalmente, esta patología se podría considerar benigna, no tiene consecuencias graves para el organismo. Así que, las secuelas que tiene son fundamentalmente psicológicas y estéticas. El vitíligo carece de cura y suele incrementarse progresivamente a lo largo del tiempo.

Algunas personas incrementan la proporción de la enfermedad tras periodos de estrés físico y emocional.

(También puedes leer: Cuidar la piel de los niños)

Dejar respuesta

Por favor introduce tu comentario
Por favor introduce tu nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.