Workaholics, la necesidad incontrolable de trabajar de manera constante

Workaholics
Este es un comportamiento que puede interferir en nuestra salud física y emocional

Puede interferir en nuestra salud física y emocional

Trabajar exageradamente sin obligación explicita para ello, no solo es contraproducente para la salud, también esconde una autentica  adicción. Aquí te explicaremos como puedes identificar si eres un workaholics.

(Lee también: Sabías qué existe la adicción al trabajo: aprende a reconocerlo)

Workaholics. ¿Qué es?

Es la adicción al trabajo y se caracteriza por una necesidad excesiva e incontrolable de trabajar de manera constante. Este es un comportamiento que puede interferir en nuestra salud física y emocional, así como también en nuestras relaciones sociales.

Las personas con este tipo de adicción suelen trabajar “sin obligación” explicita ni implícita fuera de  horas. Dedican un tiempo excesivo a su trabajo profesional y se sienten mal sino lo hacen. Este ocasiona que muestren desinterés por otras facetas de su vida como practicar un hobbies o mantener relaciones personales.

 

Según los estudios Sánchez Pardo y cols. en España sufren de adicción al trabajo un 11,3% de los trabajadores activos. Por otro lado, la Organización Internacional del Trabajo (OIT) indica que el 8% de la población activa española dedica más de 12 horas al día a su profesión. En muchos casos lo hacen con el motivo de escapar a problemas personales lo que repercute irremediablemente en su salud.

Workaholics
Este es un comportamiento que puede interferir en nuestra salud física y emocional

Pero ¿Qué lo origina?

No solo se habla de una causa  explicativa del problema sino una combinación de las siguientes:

  • Una ambición desmedida al dinero y al poder.
  • No ser capaz de delegar tareas o no saber decir que no a las exigencias del jefe o compañeros.
  • Problemas económicos y elevada competitividad.
  • Rasgos de personalidad tipo A: Son personas involucradas en diversas tareas con altos niveles de hostilidad y estrés.
  • Una falta de organización que permite la acumulación y sobresaturación del trabajo.
  • Falta de estrategias para administrar el tiempo.
  • Problemas familiares que motivan a que el trabajador posponga acudir a casa.
  • Un manejo inadecuado de los retos. El trabajador supone que crece y en realidad se mete en un espiral de trabajo difícil de salir.

(Lee también: Pasta y verduras, la ensalada perfecta para poder llevar al trabajo)