Fly Yoga, conozca sus beneficios

 

Fly Yoga, un ejercicio completo

Fly Yoga, es una actividad derivada del Yoga Tradicional, su nombre en español, «Yoga de vuelo», método creado por Florie Ravinet. Fly Yoga, es una disciplina que combina diversas posturas del Yoga, Pilates y movimientos acrobáticos. Este método además, contiene algunos principios del llamado Pilates de piso. No es necesario tener máquinas para practicarlo, el método en sencillo, sin grandes complicaciones.

Para la práctica del Fly Yoga, se necesita: una tela de cuerda, poco elástica, de tal manera que, se pueda colgar en el techo.

La seguridad, un aspecto importante

La garantía de una práctica segura, radicará en la supervisión de un profesional durante la realización de los ejercicios. Cada sesión de inicio debe estar acompañada del recordatorio de normas básicas al momento de iniciar la rutina (equilibrio, relajación y meditación). Es relevante destacar, que si no se cumple con lo anteriormente expuesto, el practicante podría sufrir lesiones musculares.

Equilibrio, relajación y meditación

Tres aspectos primordiales a la hora de practicarla. Muchas veces, durante la primera clase, los participantes, tienden a cometer errores. No obstante, una de las primeras fases de desafío, es mantener el equilibrio al momento de lanzarse sobre la cuerda. Una vez hecho esto, inician los ejercicios de meditación y relajación, haciendo semblanza de las posturas utilizadas en el Yoga tradicional.

Ejercicios y posturas más comunes

Al igual que otros ejercicios, combina posturas de danzas ancestrales, gimnasia, encadenamiento de circo, entre otras. En resumidas cuentas, los resultados al momento de ejecutar dichas posturas son progresivos, y sobre todo, a nivel de salud.

Beneficios del Fly Yoga

Los beneficios de esta disciplina son diversos, teniendo como resultados:

  • Tonifica y moldea el cuerpo.
  • Elimina dolencias lumbares.
  • Combate la celulitis.
  • Evita la flacidez.
  • Previene problemas de obesidad.
  • Define los músculos.
  • Fortalece las articulaciones.
  • Combate el estrés
  • Aumenta la creatividad.
  • Mejora la capacidad de expresión y autoestima.

Sin lugar a dudas, es un ejercicio que vale la pena practicar, no solo por los beneficios en cuanto a apariencia física, sino también a nivel de salud. Como punto final, podemos decir, que es una práctica que se ha vuelto habitual, especialmente en personas adultas, quienes han evidenciado grandes cambios en su organismo.

Los más jóvenes también han hecho de esta una práctica deportiva reconocida. Diversas personalidades deportivas y artísticas la practican, haciendo de ella una practica mucho más atractiva, atrayendo más público adepto, teniendo gran aceptación en los últimos años, sin embargo, resulta ser una disciplina interesante.

En resumidas cuentas, este es un ejercicio completo, práctico, que podemos practicar en cualquier lugar, con la respectiva supervisión de un especialista. Si eres de las personas que les gusta combinar la meditación con un poco de resistencia, no dudes en hacerlo.