Objeto extraño entra en el recto ¿Qué es lo que debo saber?

Objeto extraño en el recto

Objeto extraño entra en el recto ¿Qué es lo que debo saber? A veces por ciertas circunstancias pueden quedar alojados en la unión anorectal objetos extraños. Por ejemplo palillos, huesos de pollo o espina de pescado. También por accidente cuando ha sido introducido por el ano los extremos de los enemas, esponjas o instrumentos quirúrgicos. Los termómetros y los objetos que son utilizados para la estimulación sexual.

Objeto extraño entra en el recto ¿Qué síntomas presentarían en estos casos?

Un dolor repentino e insoportable durante las deposiciones. Por lo general ocurren en la unión anorectal, es decir, que haya penetrado el revestimiento del recto o del ano. Pueden presentar otros síntomas pero va a depender de ciertos factores como: el tamaño y la forma del objeto, el tiempo que permaneció dentro, si hubo perforación y si presenta infección.

¿Cómo se diagnosticaría?

El profesional médico realizaría un examen palpando el objeto por medio del tacto rectal con un dedo enguantado. De ser necesario le realizaría una exploración abdominal una sigmoidoscopia y una radiografía. De esta manera podría descartar cualquier perforación en la pared del intestino grueso.

¿Cuál sería el tratamiento?

Si el objeto extraño puede ser palpado su extracción se realizaría mediante un dilatador rectal.

Cuando el objeto no se puede palpar requerirá de una cirugía.

Cuando el objeto ha sido extraído se necesitará de una sigmoidoscopia.

Si el médico puede tocar el objeto anestesiará la zona debajo de la piel y del revestimiento del ano. Después de insensibilizar la zona logrará una mayor abertura anal utilizando un dilatador rectal. Este puede asirse y extraerse. En ocasiones el médico puede administrar anestesia general. Es de esta manera que relajaría el ano y permitiría la extracción del objeto sin necesidad de cirugía. Los movimientos peristálticos por lo general logran hacer descender el cuerpo extraño y así es posible retirarlo.

Si no se puede retirar del ano necesitaría una cirugía exploratoria. Se le aplica anestesia regional o general y de esta manera se empuja suavemente al ano. En caso extremo se abre el recto y se extrae.

Cuando el objeto ha sido extraído se realiza una sigmoidoscopia para descartar cualquier perforación o daño causado en el recto.