Pollo al ajillo con mucho sabor ideal para una comida familiar

Pollo al ajillo
El secreto para que el pollo al freírlo no se reseque es que lo cubras con harina.

Una receta de pollo de toda la vida

¿Estás buscando una receta de pollo de toda la vida? ¿Con mucho sabor? ¿Que a la vez tenga una textura suave e ideal para una comida familiar? Entonces este tradicional pollo al ajillo es  lo que necesitas.

(Lee también: Manzanas asadas: un postre clásico y sencillo de hacer en casa)

El secreto para que el pollo al freírlo no se reseque es que lo cubras con harina. Esto permite que el pollo se selle por fuera en una primera cocción conservando sus jugos y la suavidad por dentro.

Pollo al ajillo. Igual a como lo preparaban nuestras abuelas

Ingredientes

1 hoja de laurel

12 dientes de ajo

1 taza de vino blanco seco

1 kg de pollo despiezado

¼ de harina de trigo

1 rama de perejil fresco o tomillo

1 limón

Aceite de oliva u otro aceite vegetal

Pimienta negra molida  al gusto

Sal al gusto

Pollo al ajillo
Pollo al ajillo

Preparación

  • Lo primero que debemos hacer es lavar la rama de perejil quitarle las hojas y picarla finamente. Lo reservamos.
  • A los ajos los separamos en dos grupos. A la mitad de ellos les retiramos la piel y los picamos finamente. En cuanto a la otra mitad los dejamos con la piel.
  • Respecto al pollo nos cercioramos que esté limpio y si queremos podemos quitarle la piel.
  • Calentamos el sartén con un buen chorro de aceite y freímos la mitad de los ajos con la piel. Esto le impregnara mucho sabor
  • Cuando los ajos adquieran un color dorado los sacamos y los reemplazamos por las piezas de pollo. Subimos la intensidad del fuego y rotamos las piezas para que se cocine en toda su superficie.
  • Al dorarse el pollo lo sacamos del sartén y también quitamos el aceite usado.
  • Con la mitad del limón rociamos las pizzas de pollo ya cocidas.
  • Renovamos el aceite y vertemos los ajos sin piel. Cuando estén dorados incorporamos el laurel y el perejil picado o tomillo. Se mezcla todo bien antes de colocar de nuevo las piezas de pollo en la cocción.
  • Luego, agregamos en seguida el vino y dejamos que el pollo se cocine unos diez minutos o menos si lo vemos con aspecto muy cocido. Y listo tenemos nuestro pollo al ajillo.

(Lee también: 2 recetas que harán que tu hijo quiera comer verduras)