El peligro de usar hisopos para la higiene de los oídos

Los Hisopos son peligrosos para el uso convencional. Deben entender que el cerumen o cerilla se produce naturalmente debido a las glándulas en los oídos. Es completamente saludable tener una cantidad normal de cera en los oídos, esto es debido a las propiedades antibacterianas que sirve como parte del sistema de defensas del cuerpo.

La cera se produce por las glándulas que están cercanas a la abertura externa del canal auditivo. Antes de saber cómo limpiar los oídos es importante también en que momento hacerlo.

Mayormente, los oídos se limpian a sí mismos y la suciedad que abunda es arrojada hacia las aberturas de la oreja. Existen personas que no necesitan de limpieza ya que esto se determina por la genética en gran medida. Sin embargo, en otras personas la cera se puede ir acumulando, allí es cuando importa la limpieza de los oídos. No obstante, la seguridad tiene que ser lo primordial en esta acción y lo principal es no usar hisopos de algodón.

La cera se produce únicamente en la parte exterior del canal auditivo, muy lejos del tímpano.

Es entonces cuando se producen bloqueos de cera y por lo general es causado por personas que han estado usando hisopos de algodón para “limpiar” el oído. Mientras más profundo se inserte el cotonete, más seguro es que sufran daños al crear una obstrucción.

Cabe destacar que los hisopos no son tan malos. Conjuntamente se puede utilizar para limpiar los alrededores y así evitar meterlos en el canal auditivo. Una solución para limpiar los oídos sin necesidad de hisopos es aplicar unas cuantas gotas de solución salina. Después, dejar que actúe por unos minutos y retirar lo que sobre de la mezcla, recuerden usar agua calentada a temperatura corporal para realizar este método.

El agua oxigenada también funciona pero si siguen teniendo problemas. Lo ideal es acudir a un otorrinolaringólogo, el cual os recomendará alguna receta eficiente para el problema.

Compartir