Hernia discal, alivio del dolor con tratamiento de pulsos eléctricos

Hernia discal

Hernia discal, alivio del dolor con tratamiento de pulsos eléctricos. Existe un nuevo tratamiento efectivo para el alivio del dolor lumbar crónico y la ciática. Esta consiste en enviar pulsos eléctricos a los nervios irritados que rodean a la médula espinal sugirió un estudio.

El procedimiento es poco invasivo y se llama radiofrecuencia pulsada guiada por imagen. Dicho procedimiento logró aliviar el dolor persistente en un 80% de unos 10 pacientes en un tratamiento de diez minutos. De esta manera el 90% pudieron evitar la cirugía.

Según el Dr. Alessandro Napoli indicó que esta técnica tiene un riesgo muy bajo y su recuperación puede ser segura y rápida. Podrá volver a sus actividades normales en pocos días. Otras de las ventajas de esta cirugía es que se puede realizar en el día y sin anestesia.

El Dr. Napoli radiólogo intervencionista en la Universidad Sapienza en Roma, Italia.

Estos estudios todavía no han sido revisados por profesionales ni publicados y por lo tanto son resultados preliminares.

Por lo menos 8 de cada 10 personas han sufrido o sufrirán dolor lumbar en algún momento de sus vidas. El dolor lumbar puede ser debido a una hernia discal que se presenta en la parte baja de la médula espinal. En cuanto a la ciática el dolor llega a las piernas que es provocado por un pinzamiento en un nervio ubicado en la parte baja de la médula espinal. Podría ser ocasionado también a una hernia discal.

Hernia discal ¿Qué es?

También es conocido por disco deslizado o roto. Esto ocurre cuando el material esponjoso que está dentro de un disco espinal se sale por los bordes exteriores duros. Puede ser consecuencia del envejecimiento o por una lesión. Este material puede hacer presión a los nervios circundantes, originando dolor entumeciendo u ocasionando hormigueo en las piernas. Así lo indicó la Academia Americana de Cirujanos Ortopédicos (American Academy of Orthopaedic Surgeons, AAOS).

El tratamiento incluye descanso ejercicio suave, analgésicos, antiinflamatorios, compresas frías o calientes y fisoterápias. Cuando el dolor es muy agudo y no consiguen alivio acuden a la cirugía.


Compartir

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here