Alcanzar un estado de profunda concentración ¿Cómo lograrlo?

Alcanzar un estado de profunda

Es indispensable para el aprendizaje y los retos laborales

Para lograr alcanzar un estado de profunda concentración será necesario seguir ciertas reglas. De esta forma podemos lograr eficiencia en el aprendizaje  y en los retos laborales. Así nos los explica el profesor Carl Newport.

(Lee también: Síndrome de la progenitora tóxica)

El profesor de informática Carl Newport es experto en los efectos de la tecnología en nuestros hábitos y nuestras facultades de atención. Según el profesor para lograr el llamado “deep work” se necesitan tres reglas. Primeramente debemos saber que este trabajo profundo se caracteriza por un estado de concentración profunda. En ella la persona se dedica por completo a una labor que requiere un reto cognitivo.

Entonces esta son las labores que realmente nos generan beneficios. Contrario a eso, Newport menciona también el trabajo superficial. Esta consiste en esas actividades que hacemos en línea como contestar un correo electrónico o navegar por Google.

El estar en una actividad a otra tiene un costo cognitivo lo que él llama “residuo de atención”. Para realizar un “trabajo profundo” necesitamos de una atención indivisa, un foco de atención resoluto de nuestra mente.

Alcanzar un estado
La concentración es “una habilidad que uno tiene que entrenar”.

Alcanzar un estado de profunda concentración. ¿Cómo lograrlo?

  • Trabaja profundamente. Primeramente debemos estar consciente de la importancia de realizar este tipo de labores ya que requiere de nuestra total atención. No podemos esperar que todas las condiciones estén dadas para empezar esto, “debes luchar para incorporarlo al itinerario” dice Newport. Es importante hacerlo sin ninguna otra actividad o posible distracción corriendo en paralelo.
  • Abraza el aburrimiento. Lo que se quiere decir es que el trabajo profundo a veces requiere de actividades no necesariamente placenteras. La concentración es “una habilidad que uno tiene que entrenar”. La mejor forma de entrenarla es “frecuentemente exponiéndose al aburrimiento”.
  • Deja las redes sociales. Según Newport necesitan ser más selectivos en cómo distribuyen su tiempo y en qué tipo de estímulos reciben. Asimismo dice que la vida digital genera un hacinamiento de potenciales distractores lo que atiborra nuestras vidas de cuentas virtuales. Por ejemplo, el tener que seguir posteando en Twitter o checar la cantidad de likes que hemos recibido en Instagram.

(Lee también: El efecto Coolidge, comportamiento de patrón sexual)