Cómo aumentar la autonomía de personas con discapacidad física

aumentar la autonomía de personas con discapacidad
Como familiares o amigos de una persona con discapacidad, fomentar su autonomía no siempre resulta tan sencillo. Foto / Vía: arc-soluciones.com

La autonomía e independencia personal, son indiscutiblemente, dos elementos fundamentales en la vida y desarrollo de todo ser humano. Por tal razón, éstos se convierten en las primeras consideraciones que se evalúan al momento de enfrentar una discapacidad o en su defecto, convivir con una persona cuya condición médica, lo coloca en una situación de dependencia. Aumentar la autonomía de personas con discapacidad física, si bien puede parecer una tarea complicada, es la única vía que permite mejorar su calidad de vida, así como sus oportunidades de desarrollo. Afortunadamente y a diferencia de hace algunos años, cada día se conocen más alternativas que facilitan este objetivo.

En el pasado, al pensar en la autonomía de personas con discapacidad, creíamos qué con resolver tareas cotidianas del día a día como ingerir alimentos, realizar cambios de ropa o movilizarse por la casa, se le otorgaba suficiente independencia como para que su vida transcurriera de manera «normal».

En la actualidad, gracias al avance tecnológico aplicado a la medicina moderna que ha permitido la creación de prótesis robóticas o tratamientos con realidad virtual. Así como la inclusión social a la que ha apostado algunos sectores con la adaptación de vehículos o espacios para personas con diversidad funcional. Y por supuesto, la proclamación de leyes de igualdad que penalizan el rechazo o la discriminación; vivir con una discapacidad, está muy lejos de ser una condición limitante que impida a un individuo relacionarse socialmente, ejercer una carrera, vivir independiente, etc.

No obstante, como familiares cercanos, amigos o allegados a una persona con discapacidad, fomentar la autonomía de un ser querido en éstas condiciones no siempre resulta tan sencillo. Para ayudarte a hacerlo de la mejor manera, a continuación te daremos una serie de recomendaciones.

Consejos para fomentar la autonomía e independencia de una persona con discapacidad

independencia de personas con discapacidad
Aumentar la autonomía de personas con discapacidad física, es la única vía para mejorar su calidad de vida. Foto / Vía: arc-soluciones.com

No es difícil suponer el impacto psicológico que a nivel personal, familiar y social, puede generar vivir con una deficiencia funcional. Ni cómo esta, afecta directamente la calidad de vida, la autoestima, el estado de ánimo o perspectiva de esa persona, pero también de las que comparten su entorno más cercano. Aún así, la autonomía de personas con discapacidad, es un derecho tan fundamental como la vida misma. Como allegados, respetar este derecho es nuestra principal responsabilidad.

Para ello, en primer lugar y de manera independiente, debemos desprendernos de todo tipo de prejuicios, rechazar completamente la creencia de que una persona con movilidad limitada o diversidad funcional no puede o no debe realizar ciertas actividades. Posteriormente, debemos asumir que, si bien esta persona puede superar cualquier reto que se proponga, para lograrlo requerirá de un mayor esfuerzo, así como el apoyo incondicional de terceros. Y por último, debemos tomar en cuenta nuestras propias limitaciones para apoyarnos en profesionales o personas con más experiencia que nos guíen por el camino correcto. Una vez llegados hasta este punto, desde tus capacidades personales, puedes considerar las siguientes acciones:

1. Establece una red de apoyo

Recordemos qué, el apoyo de terceros es fundamental para el desarrollo evolutivo de una persona con discapacidad. Como ya mencionamos, la autonomía más allá de actividades básicas, también engloba la capacidad de desenvolverse con total libertad en el día a día, la toma de decisiones individuales y la oportunidad de involucrarse en diversas actividades recreacionales por cuenta propia. Al hacer partícipes a familiares, amigos cercanos o grupos de personas confiables, se crea una red de apoyo que facilita cada uno de estos objetivos.

2. Promueve su independencia física

Si bien las actividades grupales e involucrarse socialmente es importante, la oportunidad de ser físicamente independiente lo es aún más. Realizar modificaciones en la casa, en el entorno e incluso en su medio de transporte, que en la actualidad van desde el rebaje del suelo, colocación de volantes multifunción o la adaptación para sillas de ruedas; permitirá que una persona con discapacidad pueda dentro de lo posible, cocinar su propia comida, subirse o manejar un vehículo por cuenta propia, realizar su aseo personal, salir con amigos, ir de compras, entre muchas otras cosas. Cada una de ellas, fundamentales para su autonomía e independencia personal.

3. Ayúdale a encontrar su independencia económica

Es importante para la autoestima y autonomía de una persona con discapacidad física, sentirse útil, hacerse cargo de sus responsabilidades y formar parte activa en la sociedad. Para ello, no hay mejor camino que la independencia económica. Actualmente, con los nuevos modelos de inclusión, el auge del teletrabajo e incluso con las oportunidades de emprendimiento, para ser un individuo económicamente independiente, son escasas las limitaciones o discapacidades que puedan impedirlo. En este sentido, podemos desde nuestras posibilidades, incentivarlo, ayudarle e impulsarle a encontrar una actividad que le permita

4. Apóyate en profesionales

Como cualquier otro ser humano, es normal que una persona con discapacidad se enfrente a días buenos y días malos, crisis depresivos, preguntas sin respuesta, etc. También es muy normal qué, como personas cercanas, nos topemos con momentos donde la situación escapa de nuestras manos. En este sentido, el acompañamiento médico profesional siempre será la mejor fuente de apoyo para ambas partes. Por otro lado, también están los diferentes grupos de ayuda o comunidades en la misma situación que, desde su propia experiencia ayudan a otros a transitar su propio camino.

5. No establezcas límites

Actuar desde la sobreprotección aunque pueda estar en cierto punto “justificado”, no siempre obedece a un buen razonamiento. Es normal que nuestro instinto se ponga en alerta o sentir temor irracional ante la autonomía de una ser querido con discapacidad y de los cambios qué estos puedan presentar. No obstante, ejercer demasiado control sobre lo que hacen o traer a colación frases como “no puedes hacer eso” ó “no estás en condiciones de”, si bien esconde buenas intenciones es una manera de limitar su independencia. Es importante encontrar las palabras adecuadas para ofrecer alternativas sin coartar su libre albedrío.

6. Hazte con una mascota de asistencia

Los animales de servicio o de asistencia, son cada día más valorados. Esto debido a que, además de ofrecer todos los beneficios a nivel emocional que aportan las mascotas, también están entrenados para socorrer o servir de apoyo a sus humanos ante una necesidad. Por otro lado, aunque las tareas realizadas por un animal de servicio están estrictamente relacionadas con la discapacidad de una persona, también influyen en su sentido de responsabilidad, refuerzan su autoestima y mejoran su estado de ánimo en general.

Aunque indiscutiblemente, la sociedad paulatinamente avanza para apoyar la autonomía de personas con discapacidad, es importante como individuos, seguir fomentando la concientización sobre el respeto a este colectivo. Cada uno, desde sus posibilidades puede aportar su granito de arena ¿Cómo? Velando porque se respeten sus espacios, rechazando la discriminación, compartiendo contenido educativo o cualquier otra acción que aporte algo positivo en el desarrollo de nuevas generaciones. 

También podría interesarte: La importancia vincular la obesidad con la adición a la comida