¿Sabes qué es la cinomanía?

¿Eres de los que establece largas conversaciones con tu perro, le permites dormir en tu cama,  e incluso compartes con él la comida de tu plato? Probablemente y sin saberlo, padeces de cinomanía. No te alarmes, aunque no lo creas, es prácticamente algo muy común en nuestra sociedad.

Los animales tienen hoy en día desde perfiles en redes sociales hasta grandes fiestas de cumpleaños, y aunque para algunas personas puede parecer molesto para otras sencillamente es algo que se volvió normalidad. Muchas veces éstas conductas son simplemente gestos para retribuir en cierta forma el amor incondicional que nos demuestran nuestros animalitos. 

La cinomanía ha sido definida como un amor intenso y desmedido por los perros. Se podría decir que; no es algo que deba preocuparnos, cada vez son más los estudios que aseveran que tener una mascota tiene amplios aspectos positivos en la vida de las personas. Sin embargo, como todo en la vida, ningún exceso es bueno.

cinomanía
Cinomanía: amor intenso y desmedido por los perros

¿Amor incondicional o trastorno obsesivo?

Generalmente, las personas que adoran a sus perros no son conscientes de algunas actitudes que podrían rayar en lo irracional hasta que éstas se convierten en «manías» poco saludables. El amor incondicional por lo animales generalmente es inofensivo para nosotros y para nuestro entorno, pero esto no quiere decir que en nuestro afán de cuidar, amar y proteger a nuestra mascota, desarrollemos algún trastorno obsesivo compulsivo afectando nuestra salud mental. 

Si bien es cierto, cada día son más las terapias psicológicas que aprueban e incentivan la tenencia de una mascota de soporte emocional contra enfermedades como; la depresión, la ansiedad, la agarofobia, etc., todas éstas medidas casi siempre son indicadas por un profesional de la salud mental. La cinomanía por el contrario, pasa «desapercibida» y muchas veces es imposible diferenciarla de algún síntoma de un trastorno mayor.

5 «síntomas» de que padeces cinomanía

Existe una delgada línea en lo que consideramos amar y ser obsesivo, esto aplica en todos los aspectos de nuestras relaciones no sólo con las mascotas. Así que si crees que padeces de cinomanía, es probable que te identifiques con uno, varios o todos los siguientes síntomas:

  • Hablas con tu perro: no solo le hablas, sino que te respondes e imitas la voz que crees que tendría. Lo regañas, le pides explicaciones, le preguntas y cuestionas sus acciones. Incluso estás convencido de que te entiende
  • Ansiedad por dejarlo solo: al salir de casa, te preocupa la cantidad de horas que estará sólo, te preguntas que hará, si come, si fue al baño. Puedes hasta limitar tu vida social por pasar más horas con el
  • Duerme en tu cama: puede que hasta evites moverte para no incomodarlo
  • Lo consideras tu mejor amigo:no hay nada que no compartas con tu perro y no hay nada o nadie que pueda hacerte sentir mejor que el
  • No confías en las personas que no le gustan los perros: simplemente carece de todo sentido para ti

Existen múltiples razones para amar a los animales. Quien tiene una mascota sabe que convertirlo en parte de nuestra familia es casi una necesidad, el amor incondicional que nos demuestran muchas veces nos parece hasta indigno comparado a lo poco que les ofrecemos. Que los sentimientos que tengamos por ellos, sean intentos y excesivos, no debería ser motivo de preocupación, sino por el contrario algo que debe ser fomentado e incentivado en todos los niveles de la sociedad. Así que si padeces de cinomanía, en lo personal consideramos, que deberías estar feliz de ello.