Conducir distraído nuevos conductores pueden ocasionar accidentes automovilístico

Conducir distraído

El conducir distraído entre los nuevos conductores puede ocasionar accidente automovilístico o cuasi-accidentes. Gracias a videos y sensores en los vehículos se demostró que conducir distraído aumenta el riesgo de accidentes. Entre las distracciones esta comer, buscar el teléfono, enviar mensajes de texto o apartar la mirada de la carretera. Cerca de un 10% del tiempo estos conductores no tiene la mirada puesta frente a la carretera. Estudios anteriores señalaron que el distraerse cuando se conduce puede producir choques.

Conducir distraído y la investigación

El estudio se realizo con dos conductores. Uno novato y otro experimentado. Los vehículos fueron equipados con cuatro cámaras que gravan videos cuando estos se movían. Además de eso unos sensores que miden la aceleración, el frenado el viraje brusco, entre otros datos.

Las investigaciones señalaron que entre los conductores novatos había mayor riesgo si se distraían al conducir. Hablamos de adolescentes que recién habían obtenido su licencia de conducir. Conducir distraído aumento el riesgo de un accidente entre estos adolescentes en comparación cuando no lo estaban.

Los conductores adolescentes novatos tenían 8 veces más riesgo de sufrir un accidente si marcaban un número de teléfono. Aumentaba de 7 a 8 veces más cuando intentaban tomar el teléfono u otro objeto. El riesgo era aun mayor, 4 veces más cuando intentaban enviar un mensaje de texto. 3 veces más cuando se comía en el vehículo.

En los más experimentados, los adultos tuvieron más del doble de riesgo de sufrir un accidente si manipulaban el teléfono. Hubo acciones que no se vinculaban con el aumento en el riesgo de accidentes. Por ejemplo el hablar por teléfono no aumentaba el riesgo de accidentes ni en adultos ni en adolescentes. El problema sería si intentaban de alguna manera de alcanzar el teléfono u otro objeto.

Si el conductor por cualquier cosa aparta la mirada de la carretera puede ser peligroso según el doctor Bruce Simons-Morton.