Falsas creencias relacionadas a las dentaduras de nuestros hijos

Falsas creencia
Falsas creencia

Conozcamos algunas falsas creencias relacionados a las dentaduras de nuestros hijos que pueden confundir y asustar a los padres. Con relación a este tema sería cuestión de definir quién es el más perjudicado; si son nuestros hijos porque los sometemos a creencias y procedimientos innecesarios o los padres porque se confunden y asustan. Para eliminar ese factor que hace difícil la crianza de nuestros hijos basemos en la información que es poder.

Falsas creencias. El niño rechina los dientes porque tiene lombrices

falsas creencias
Según la creencia si untas paracetamol en las encías del lactante durante la erupción de los dientes dejará de sufrir.

Estamos acostumbrados que si los niños rechinan los dientes es porque tienen lombrices. La realidad es que durante la dentición temporal el rechinamiento de dientes es un patrón fisiológico. En ese momento el cuerpo establece a nivel neuromuscular ciertos movimientos.

Untar paracetamol en las encías para aliviar el “dolor”

Según la creencia si untas paracetamol en las encías del lactante durante la erupción de los dientes dejará de sufrir. Lo que debemos saber es que la erupción de los dientes temporales no duele. Este es un proceso fisiológico como el crecimiento de uñas y del cabello. Los dientes no “rompen” la encía y tampoco “enhuesan”. La erupción comienza intraútero por lo que no se sabe exactamente cuando el diente va a salir o moleste.

Que el niño lleve un collar de ámbar

Como sucede con otras piedras el ámbar no tiene propiedades curativas o calmantes que estén científicamente demostrados. Es totalmente desaconsejado que un niño de dos años lleve un collar por el riesgo de ahorcamiento o ahogamiento.

El flúor es veneno

El flúor de las pastas dentales actuales viene de manera de fluoruro sódico o fluoruro de estaño. Estos son sales minerales como la sal de la mesa. Según Paracelso “la dosis hace el veneno”. En la actualidad se estipula que la dosis mínima tóxica es de de 5 mg/por kg de peso. En el caso de los niños la dosis toxica sería de 50 mg d