La estimulación cerebral profunda, solución para algunos pacientes con anorexia nerviosa

La estimulación cerebral profunda
Cuatro enfermos de anorexia nerviosa desde hace más de 10 años están superando este trastorno alimentario con esta terapia.

La estimulación cerebral profunda con la ayuda de electrodos

Por primera vez se ha utilizado en España y en Europa la estimulación cerebral profunda. Cuatro enfermos de anorexia nerviosa desde hace más de 10 años están superando este trastorno alimentario con esta terapia. Ya dos de ellos han logrado recuperar su peso, los otros dos están en la etapa temprana del tratamiento. Su evolución es positiva.

(Te puede interesar: Manorexia, anorexia nerviosa en hombres)

Es una técnica que se ha probado en otros trastornos psicológicos y neurológicos  como: algunos tipos graves de depresión, el Parkinson o el temblor esencial. Esta consiste en colocar a través de una cirugía unos electrodos en una zona del cerebro.

¿De qué manera se logra esta cirugía? con la ayuda de la robótica los cirujanos guían los electrodos al lugar exacto donde desean insertarlos. Los ubican en puntos que no estimulan el hambre sino que mejoran los circuitos cerebrales relacionados al estado de ánimo: la ansiedad, la motivación y la recompensa. La intención no es despertar el hambre de los pacientes para que coman, sino de controlar su estado de ánimo. Ya que el riesgo de la cirugía es bajo se puede recomendar a pacientes que se encuentren graves. Asimismo a aquellos que hayan probado anteriormente otros tratamientos sin éxito.

La estimulación cerebral profunda
La intención no es despertar el hambre de los pacientes para que coman, sino de controlar su estado de ánimo.

Pacientes que no respondían  tratamientos convencionales

Para este estudio se eligieron tres mujeres y un varón, se realizo en colaboración del Institut de Trastorns Alimentaris (ITA). Su Índice de Masa Corporal (IMC) estaba entre 13 y 16 considerando que los valores normales son 18,5 y 25.

Dos de estos pacientes fueron sometidos a intervención hace un año y ya han recuperado su peso. Además, han mejorado en otros trastornos como la depresión, la ansiedad y las obsesiones. Aun tercero se le opero en el 2017 y de momento no ha habido respuesta. Esta respuesta puede tardar hasta un año. El último se intervino en el mes de Abril pero todavía es pronto para decir si ha tenido éxito o no. En caso que haya resultados positivos esta técnica se incorporará a la cartera de servicios.

(Te puede interesar: Efectos que puede causar la anorexia a nivel cerebral)