Ejercicios pélvicos en los hombres a partir de los 30 años

Ejercicios pélvicos en los hombres

Todos tenemos suelo pélvico que es una pared que está hecha de músculos y de una membrana que lo recubre. Este sostiene las vísceras como la vejiga y la próstata. Por él salen conductos como la uretra y el recto en los hombres y en las mujeres el útero. Por lo tanto, los ejercicios pélvicos en los hombres a partir de los 30 años son importantes.

Ejercicios pélvicos en los hombres ¿Por qué son tan importantes?

Esta zona se debilita y puede presentar problemas en las próstatas, incontinencia urinaria (UI) y erección. A partir de los 30 la parte central de la próstata se agranda obstruyendo la uretra y dificultando la micción. Los estudios indican que a partir de los 50 años la población masculina tendrá algún problema relacionado con ese órgano. La mayoría de los casos estos problemas pueden ser tratados con fármacos y otras técnicas sin necesidad de operación.

La incontinencia urinaria influye también la edad según estudios. Con el pasar de los años también aumenta el riesgo de incontinencia moderada o severa en los hombres. Es un problema multifactorial.

Los síntomas podrían ser por el tracto urinario inferior o la secuela de cualquier tratamiento quirúrgico de la próstata. Son señalizaciones de Luis San José quien es urólogo del Hospital La Princesa de Madrid.

Los ejercicios pélvicos en los hombres no solo son buenos para evitar problemas en la próstata o con la incontinencia urinaria. También mejora las funciones relacionadas con el proceso de la sexualidad como el orgasmo, la erección y la eyaculación precoz. Esta última puede aparecer a cualquier edad incluso en hombres que no tenga problemas con la próstata.

Los hombres que practicaron por 12 semanas ejercicios Kegel lograron aumentar su tiempo de eyaculación de 31 a 246 segundos. Fueron conclusiones según estudios de la Universidad Sapieza de Roma publicados en Therapeutic Advances in Urology.

El propósito de los ejercicios Kegel es fortalecer los músculos implicados en el control de la vejiga. Si el esfínter urinario no es lo suficientemente fuerte no podrá mantener la orina y se escapara durante las micciones. Los puede practicar en el coche, la oficina, en la ducha o en la calle. Aunque puede ser algo incomodo igual que para las mujeres, nadie los notará.

Agroecólogo de profesión, analista SEO por convicción, redactor por motivación y científico de corazón. Eterno estudiante de ciencias naturales, tecnologías, marketing 2.0 y economía. "No busquemos el éxito, persigamos la excelencia y el éxito nos perseguirá a nosotros"