Metástasis del cáncer, descubren la manera de detenerlo.

Metástasis
Proceso de metástasis

La metástasis es el proceso del cáncer en el cual la enfermedad se propaga por todo el cuerpo. Mediante este proceso, las células cancerosas pueden invadir tejido sano, penetrar en las paredes de los ganglios linfáticos o entrar en los vasos sanguíneos circundantes.

Según informan a través de la revista Pnas, un estudio llevado a cabo por investigadores en Georgia Tech’s School de Atlanta en EEUU, parece haber hallado la salución para detener la propagación de las células cancerosas.

Un conjunto de protrusiones son los que permiten que las células cancerígenas se esparzan por los órganos. Estas protrusiones son una extensión de un grupo de fibras llamadas lamellipodia, son las que contribuyen a las células sanas a moverse dentro del tejido. Sin embargo, con las células cancerosas se producen en exceso.

Descubren la manera de detener la metástasis del cáncer.

Para combatir este proceso, los científicos decidieron cortar estas protrusiones utilizando una técnica especial, usando nanobastones hechos de nanopartículas de oro para obstruir estas lamellipodias. Los nanobastones poseen una cubierta de oro con un revestimiento de moléculas, llamadas péptidos RGD. Estas moléculas los hicieron adherirse a un tipo específico de proteína llamada integrina.

«Los nanorods dirigidos ataron la integrina y bloquearon sus funciones. Así que no podían continuar guiando el citoesqueleto, para sobreproducir lamellipodia y filopodia«. Esta fue la explicación Yan Tang, coautor del trabajo.

Los experimentos realizados revelaron que la simple unión de los nanobastones a la integrina retrasa la migración de las células cancerígenas. Por lo cual este método podría ser capaz de destruir las células cancerosas sin afectar a los pacientes. De una manera similar a los tratamientos de quimioterapia.

Sin embargo, eso no fue todo. Durante una segunda fase del experimento, los científicos calentaron las nanopartículas de oro mediante un láser de luz infrarroja cercana. El resultado fue que las nanopartículas no solo detuvieron la expansión de las células malignas. Sino que también aniquilaron gran parte de las células cancerosas.

Los autores confían en que esta técnica podría ser ajustada para poder tratar todo tipo de cáncer. Ésto a través de inyecciones locales de nanobastones junto con el láser de infrarrojo de bajo consumo. Esperan acabar así con la metástasis y finalmente con los tumores.